Avulsión dental, ¿qué es y cómo debemos actuar?

La avulsión dental es la expulsión de un diente integro por una causa traumática como puede ser una caída, un tropezón, la práctica de algún deporte de contacto sin la utilización de protector bucal, un golpe en la zona maxilar, etc.

La avulsión dental puede ocurrir tanto en dientes temporales (de leche) como en los dientes permanentes o definitivos. La diferencia entre unos y otros, se encuentra en el tratamiento, ya que los dientes temporales nunca se reimplantan ya que pueden dañar al germen del diente permanente que está en proceso de desarrollo.

Los dientes más comúnmente avulsionados en ambas denticiones, la temporal y la permanente, son los incisivos centrales maxilares (superiores), y el grupo de edad más afectado generalmente es entre 7 y 11 años de edad.

El género masculino presenta una incidencia de avulsiones tres veces mayor que el sexo femenino.

Cuando el diente es avulsionado, se produce un trauma al periodonto, tejido que rodea el diente, generando una inflamación localizada en el ligamento periodontal.

Cómo actuar ante la avulsión dental

Primeramente se debe actuar con tranquilidad pero con rapidez, del factor tiempo depende el éxito del tratamiento.

Un dente reimplantado en un espacio corto de tiempo, de 30 a 120 minutos, tiene mayores posibilidades de reimplantarse con éxito.

Pasos a seguir ante la avulsión dental

Asegurarse de que el diente avulsionado es un diente permanente, ya que los dientes temporales no deben ser reimplantados. Mantener al paciente en calma.

Buscar el diente y cogerlo por la parte de la corona, evitar tocar la raíz. Si el diente está sucio dejar correr el agua del grifo durante unos segundos, procurando no tocar la raíz y si han pasado pocos segundos.

Si es posible, reimplantarlo inmediatamente en el alveolo (lugar que ocupa el diente en boca).

Si eso no fuera posible, poner el diente en un medio de conservación adecuado, que no sea agua. El diente puede ser transportado en la boca guardado en el interior de la mejilla. Los principales medios de conservación son los siguientes:

  • Saliva (Vestíbulo de la boca): Entre la parte interna de los labios y la cara externa de los dientes. Es importante tener cuidado para no deglutirlo accidentalmente.
  • Solución salina: Suero fisiológico.
  • Leche: A ser posible, mejor desnatada para no dañar las propiedades del tejido dental.

Es de gran importancia que la raíz del diente y este en sí permanezcan humedecidos.

Acudir de inmediato a la clínica dental donde se pueda recibir un tratamiento dental de urgencia.

Procedimiento en la clínica dental

Reimplantación del diente, si no se ha podido recolocar el diente avulsionado anteriormente.

Se feruliza del diente avulsionado, es decir, se sujeta con los dientes adyacentes para reducir su movilidad. Por último, se indica una pauta de medicación adecuada y se aconseja mantener una dieta blanda y unos hábitos higiénicos cuidadosos.

Es importante realizar revisiones periódicas para valorar el estado del diente.

De manera que, si se mantiene la calma y se conocen los procedimientos a seguir, el éxito de la reimplantación de un diente avulsionado permanente es muy alto.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies