Bruxismo en niños: causas y consecuencias

El bruxismo es el hábito de apretar o rechinar los dientes. Podemos clasificar el bruxismo en dos tipos diferentes: el bruxismo céntrico, que hace referencia al hábito de apretar los dientes, y el bruxismo excéntrico que esta causado por el apretamiento y frotamiento de los dientes.  

El bruxismo puede realizarse tanto durante el día como únicamente por la noche. Estamos ante un hábito nocivo que se realiza de manera inconsciente o consciente, repetitiva e incontrolable por parte de los músculos de la masticación. El bruxismo nocturno es el más común y da lugar a un sonido o rechinamiento audible muy característico.  

Este hábito incontrolable puede darse en pacientes de todas las edades. La ocurrencia del bruxismo en edades tempranas presenta una serie de características.  

Bruxismo infantil

El bruxismo infantil suele darse por las noches, en la primera parte del sueño. Predomina especialmente en los niños entre 6 y 10 años, periodo de edad en el que se produce el recambio de dentición, es decir, cuando caen los dientes temporales o de leche y erupcionan los dientes definitivos.  

Causas del bruxismo infantil

No son del todo determinantes las causas del bruxismo infantil. No obstante, existen diversos factores que pueden dar lugar a su desarrollo.  

Una de las posibles causas del bruxismo infantil son las causas psicológicas. Entre este tipo de causas podemos encontrar las alteraciones del sueño del niño, trastornos de tensión emocional o estrés.  También debemos tener en cuenta como posibles causas los dolores de cabeza, el crecimiento de nuevos dientes y la caída de los dientes de leche.  

Asimismo, también puede ser debido a causas físicas como el bruxismo en niños con hiperactividad muscular o una mala posición de los dientes al cerrar la mandíbula. Normalmente, el bruxismo infantil va disminuyendo con el paso de los años. 

Consecuencias del bruxismo infantil  

El bruxismo en niños principalmente ocasiona desgaste dental. Debido al constante apretamiento y frotamiento entre los dientes, el tejido dental se va deteriorando, dando lugar a pérdida de tejido dentario y deterioro de los dientes. El frotamiento entre los dientes produce un desgaste del esmalte dentario, capa más externa del diente, dejando en exposición la dentina, capa intermedia dental, más susceptible ante el ataque de las bacterias orales y cualquier otra afección. 

Asimismo, se pueden desarrollar diversas afecciones en las encías, y como ya hemos mencionado anteriormente, lesiones en los dientes de leche. A pesar de tratarse de lesiones temporales, pues los dientes afectados son dientes temporales o de leche, hemos de prestarles la misma importancia. 

Los dientes temporales o dientes de leche desempeñan unas funciones orales muy importantes, y es imprescindible conservarlos el máximo tiempo posible y en el mejor estado en boca, hasta el momento indicado para su recambio.  

Para dar solución a este hábito nocivo, los especialistas de nuestra clínica dental Estudio Dental Barcelona, aconsejan realizar cuanto antes una consulta al dentista de confianza para que evalúe el grado de afección de los dientes e indique el mejor tratamiento.  

Puede ser que el odontólogo especialista indique la realización de una férula de descarga o un protector dental de silicona para impedir que los dientes choquen entre si durante la noche. Asimismo, también es aconsejable que el niño lleve a cabo actividades que dejen relajado a la hora de irse a dormir, puede ser que para algunos sea escuchar música, realizar algún tipo de deporte, entre otras.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies