Go to Top

Causas y tratamientos para encías inflamadas

Causas y tratamientos para encías inflamadas

Se puede decir que existen encías inflamadas cuando estas se ven agrandadas o prominentes, de color rojo intenso o a veces lila y se pierde la correcta continuidad, ya que cambia su festoneado característico.

Consideraciones generales sobre las encías inflamadas

La inflamación gingival es una afección relativamente común. Esta puede comprometer una, algunas o muchas de las papilas gingivales, es decir las zonas de forma triangular que presenta la encía entre los dientes. Produciendo la sensación de que se van formando huecos o espacios negros entre los mismos.

Otro signo importante de que hay inflamación, es la presencia de sangramiento de las encías, aunque hay que destacar que este suele estar ausente en los pacientes fumadores, por los efectos que el cigarrillo causa en la encía.

En ciertos casos, las encías alcanzan un nivel de inflamación tal, que pueden bloquear los dientes haciéndolos casi invisibles. Pero además de tornarlos prácticamente invisibles, esta inflamación tan severa, puede generar dificultad para la masticación.

Causas de la gingivitis o inflamación de la encía

La causa principal para que se dé la inflamación gingival, es la presencia de bacterias. Esta generalmente ocurre por falta de un cepillado dental correcto.

Muchos son los casos de las personas que nos refieren que se cepillan muchas veces al día, pero que igual sufren problemas en las encías. Por ello es muy importante destacar que no es tan relevante el número de cepillados dentales que se hagan al día, como hacerlos aplicando una correcta técnica.

Existirá más salud en la boca de un paciente que se cepilla 2 veces al día, con una técnica de cepillado correcta y que le dedica el tiempo mínimo de 2 minutos, que en la de aquellas personas que se cepillen 3 o 4 veces al día, pero lo hagan mal y muy rápido.

Otras causas de las encías inflamadas

Las infecciones por virus u hongos, las prótesis u otros aparatos dentales que no han sido bien ajustados, la desnutrición, la ingesta de algunos medicamentos, la carencia de vitamina C y la sensibilidad a ciertas sustancias, pueden causar inflamación gingival.

El embarazo y sus cambios hormonales, son otra importante causa de la inflamación de las encías.

Efectos de la inflamación gingival

Cuando la inflamación pasa más allá de las encías y también comienza a afectar al hueso por la presencia de sarro debajo de  la misma, se producirá una infección que destruye los tejidos de soporte de los dientes. Esta condición afectará a la encía, al ligamento periodontal y al hueso alveolar. Es decir, afecta de forma negativa al soporte de los dientes, poniendo en riesgo la estabilidad de los mismos.

Tratamientos para las encías inflamadas 

El objetivo principal es la reducción de las bacterias que producen la inflamación gingival. Por ello se recomienda asistir al dentista para valorar la extensión del problema y realizar el tratamiento que sea necesario.

Para tales efectos, será necesario un tratamiento combinado que comprenda una actividad mecánica y el tratamiento químico.

Si el problema solo se limita a las encías, se llevará a cabo una higiene dental.

En los casos en que el sarro comienza a invadir la zona subgingival, pero el problema es muy leve y localizado, se indica un mantenimiento periodontal.

Cuando la extensión es subgingival y hay efectos sobre el hueso y el tejido periodontal, entonces se tendrá que realizar el raspado y alisado radicular de todos los dientes que estén involucrados.

Estos tratamientos unidos al uso adicional de antisépticos como la Clorhexidina y otros enjuagues bucales, ayudarán sin duda a la recuperación de la salud periodontal. Para estos tratamientos, es importante seguir las indicaciones del periodoncista, ya que el uso prolongado de algunos enjuagues compuestos con clorhexidina, puede producir tinciones sobre los dientes.

Será recomendable, además, evitar el tabaco y el exceso de alcohol. Estos elementos suelen alterar las encías y de paso, impedir que el tratamiento odontológico surta los efectos deseados.

Se debe insistir en la mejora del hábito del cepillado y en el uso de la seda dental adecuadamente, ya que ambos son fundamentales e imprescindibles para evitar las afecciones odontológicas y de paso, para evitar la inflamación de las encías.

Si la inflamación gingival coincide con la ingesta de un medicamento, será necesario visitar al médico para notificar este efecto secundario y valorar la posibilidad de cambiarlo, en la medida de lo posible.

En el caso de las mujeres embarazadas, se recomienda realizar al menos una limpieza dental durante el segundo trimestre del embarazo, de este modo se podrá contrarrestar el efecto producido por las hormonas sobre las encías.

La correcta higiene dental, más el hábito de visitar al dentista periódicamente, permitirán mantener una boca y unas encías sanas.

 
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>