¿Cómo afecta el embarazo a la salud dental?

El embarazo, un periodo que comprende entre treinta y siete a cuarenta semanas, que conlleva en la mujer una serie de cambios tanto a nivel fisiológico como a nivel hormonal. Lo importante de estos cambios, es ser consciente que puede tener repercusiones en la salud oral de la gestante, por eso es vital tener cuidados y refuerzos de los hábitos de higiene oral.

Es cierto que existe un mayor riesgo de descalcificación de dientes, riesgo de aparición de caries y padecer gingivitis hecho muy común en las embarazadas. Se debe tener cuidado y hacer controles con el odontólogo a medida de prevención.

Entre los cambios se observará:

  • Náuseas y vómitos: esto estará relaciona con la dificultad para mantener una adecuada higiene oral, pero es que además los ácidos presentes en el vómito pueden llegar a ser causa de erosiones en el esmalte.
  • Obstrucción tanto de la zona nasal y oral: en la gestante experimentará un aumento de la circulación de sangre en los tejidos de revestimiento oral pudiendo a provocar sangrado.
  • Movimiento de piezas dentales: al darse un incremento de la elasticidad a modo de preparación para el parto, esta elasticidad también afecta al medio oral en exclusiva a las estructuras de sostén, es por ello que alguna embrazadas comentan notar ligera movilidad de alguna pieza dental.
  • Inflamación en las encías: el aumento del torrente sanguíneo que comentábamos anteriormente que se da en el área buconasal afecta con mayor frecuencia a las encías que lo normal es que presenten un aspecto hinchado, enrojecido y estén mucho más sensibles. Es la situación más frecuente a nivel oral en una gestante la llamada gingivitis del embarazo, las encías quedan expuestas a padecer infecciones.
  • Sube el nivel de producción de saliva: este hecho se relaciona a la dificultad que presenta la embarazada para deglutir y a su vez puede causar más nauseas en la embrazada, en el periodo de embarazo se suele dar acidez bucal, si además se da una ingesta de alimento azucarados, sin tener la prevención de lavarse de inmediato los dientes de forma adecuada, se puede desarrollar una erosión del esmalte dental.
  • Disminución del calcio óseo: en el embarazo el organismo da prioridad en cubrir las necesidades de aporte de calcio al feto antes que a la madre, es por esto que si la gestante no sigue una dieta con el aporte de calcio necesario puede presentar descalcificación ósea y por lo tanto llegará a afectar al medio oral a las estructuras de fijación dental.
  • Alteraciones en la percepción de los sabores: estas alteraciones pueden explicar el gusto más pronunciado de algunas de las gestantes a determinado tipo de alimentos o el deseo irresistible de ciertos alimentos o combinaciones extrañas. Lo más frecuente es apetencia por alimento con altos niveles de azúcar que aumentaran el riesgo de padecer caries. Algunas embrazadas sufren de mal sabor de boca y por lo tanto halitosis.

Es importante llevar un embarazo saludable y eso pasa por el cuidado de la cavidad oral. Uno de los mejores consejos en relación al embarazo, es que es de vital importancia qué si se está planificando un embarazo, la mejor indicación es realizar una consulta con el odontólogo para que realice una revisión en profundidad y en caso que haya alguna patología oral poderla tratar antes del periodo de gestación.

Durante el embarazo, tanto dientes como el tejido blando, necesita una atención especial, por lo que se debe ser exhaustivo con la higiene oral y utilizar el hilo dental, llevar una dieta variada y realizar controles con el odontólogo de forma regular para evitar patologías durante el embarazo.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies