¿En qué consiste un trauma oclusal y qué lo causa?

El trauma oclusal es un término clínico dental y que hace referencia a los daños que se producen cuando los dientes se dejan en una oclusión traumática y sin un tratamiento adecuado. Si la relación oclusal no está correctamente equilibrada puede resultar con síntomas como dolor, sensibilidad e incluso movilidad de los dientes afectados.

Evaluación del trauma oclusal

Cuando un trauma oclusal, enfermedad o tratamiento dental alteran la oclusión de un individuo mediante la eliminación o el cambio de la superficie de mordida de algún diente, los dientes del paciente estarán dispuestos de forma diferente, alterando la oclusión normal.

Cuando este cambio es perjudicial para la forma en que los dientes ocluyen (contactan), se dice que el paciente tiene un trauma oclusal. Esto puede causar un ensanchamiento del ligamento periodontal, ligamento que rodea la raíz del diente y lo protege de las fuerzas que recibe durante los movimientos propios de la masticación.

En el examen de la paciente, se evalúan los parámetros clínicos y radiográficos para valorar el papel de la oclusión en la condición del paciente. Se evalúa la movilidad de los dientes, la movilidad funcional, la presencia de inflamación inducida por placa, la cantidad de soporte periodontal restante y los signos radiológicos de oclusión traumática.

La movilidad es una medida de desplazamiento horizontal y vertical del diente creado por la fuerza del dentista. Dos instrumentos dentales se colocan en el contorno del diente, y se aplican fuerzas de fuera hacia adentro. La movilidad horizontal se evalúa mediante la comparación de un punto fijo en el diente respecto un punto fijo en el diente adyacente.

La evaluación de la movilidad funcional implica la medición de los patrones de vibración de los dientes cuando se colocan en posiciones y movimientos de contacto. Se coloca un dedo a lo largo de las superficies bucales y vestibulares de los dientes superiores, entonces al se le pide que paciente toque los dientes superiores e inferiores entre ellos y los frote realizando diferentes movimientos.

Los dientes que el paciente desplaza en estas posiciones se identifican mediante palpación. La movilidad funcional, conocida como fremitus, es una guía de la capacidad del paciente para desplazar y traumatizar los dientes.

Asimismo, se evalúa el grado de pérdida de masa ósea en relación con la longitud de la raíz. La anchura del espacio del ligamento periodontal será examinada alrededor de cada diente.

Podemos distinguir también entre trauma oclusal primario y secundario. El primario hace referencia cuando es producido por fuerzas oclusales excesivas aplicadas sobre 1 o varios dientes con soporte periodontal normal, es decir, que aún no ha sufrido perdida de soporte óseo. En cambio, un trauma oclusal secundario es aquella lesión producida por fuerzas oclusales normales o excesivas sobre 1 o varios dientes con soporte periodontal reducido.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies