¿Cómo diferenciar una endodoncia de una reendodoncia?

Los profesionales de la salud oral denominamos endodoncia a lo que comúnmente se denomina “matar el nervio” la palabra en si endondoncia si la analizamos significa “endo” significa interior y “doncia” diente. Es un tratamiento que tiene como objetivo la extirpación de la pulpa dental del diente o molar

Se llama endodoncia a un tipo de tratamiento que se realiza en odontología. Consiste en la extirpación de la pulpa dental y el posterior relleno y sellado de la cavidad pulpar con un material inerte. Se llama también endodoncia a una especialidad odontológica reconocida desde 1963 por la Asociación Dental Americana, mientras que los odontólogos especializados en esta técnica reciben el nombre de endodoncistas.

El tratamiento endodóntico consiste en la total extirpación de la pulpa dental. Se suele llevar a cabo este tratamiento para aquellas piezas dentales fracturadas, con caries profundas que presentan lesiones dentro del tejido pulpar que reciben el nombre de pulpitis. Esta es irreversible y la única opción terapéutica es la extracción por completo de la pulpa dental, y la posterior obturación tridimensional del conducto dentario. La pulpitis (patología de inflamación de la pulpa) está normalmente provocada por caries dentales profundas que llegan hasta la pulpa dental y producen infección en la misma, provocando un dolor  de tipo continuo y permanente que aumenta con estímulos fríos, calientes, alimentos dulces o ácidos.

No siempre estará indicada la endodoncia en dientes con pulpa necrótica o lo que viene a ser lo mismo cuando la pulpa ha muerto por sí sola o lesión irreversible, se podrá optar por la extracción de la pieza dental cuando no hay posibilidad de restaurar la misma, se han producido reabsorciones dentales importantes, existen perforaciones de las raíces dentales, fracturas verticales o enfermedad periodontal de carácter severo. También en dientes que presentan una estética comprometida o función, por ejemplo en muelas del juicio sin antagonista con el que pueda ocluir para masticar.

Técnica del tratamiento de conductos

Se debe limpiar el sistema de conductos radiculares: donde están los nervios de la pieza dental los cuales han sido invadidos por bacterias, agujas cálcicas pulpares , tejido necrótico, etc. con el fin de dejar el conducto lo más aséptico posible.  La obturación del conducto radicular es de modo tridimensional con forma y tamaño adecuados: se da forma cónica de la corona dental al ápice del diente. Se crea un tope oclusal para que se quede justo a la longitud de trabajo, que  será la longitud de la raíz de la pieza dental,esto es que el relleno esté ajustado a la longitud de la raíz y, por último, habrá que respetar la morfología original del conducto.

Como ocurre de vez en cuando con cualquier procedimiento médico o dental, un diente puede que no llegue a curarse según el pronóstico establecido después del tratamiento inicial de endodoncia por múltiples motivos, entre las cuales encontramos:

  • Canales curvos o que no fueron tratados durante el procedimiento inicial.
  • Una complicación en la anatomía del canal  que no llego a ser detectada en el primer procedimiento
  • La colocación de la corona u otro tipo de restauración que se retrasó después del tratamiento endodóntico demasiado.

En estos casos se debe proceder a realizar el retratamiento de la endondoncia ósea, lo que denominamos la reendodoncia, existen otros caso en los que se debe realizar un un tratamiento endodóntico tales como:

  • Una nueva caries puede llegar al canal de la raíz al material del empaste o relleno y las bacterias podrán causar una nueva infección en el diente ya tratado.
  • Una corona dental o empaste perdido, fracturado o filtrado pueden exponer el diente a la nueva infección.
  • Un diente que directamente sufra una fractura.

Cómo se lleva a cabo el proceso de reendodoncia

En primer lugar, el especialista debe analizar las opciones de tratamiento. Si el paciente y su endodoncista eligen el retratamiento, el endodoncista reabrirá los dientes para tener acceso al material de relleno del canal de la raíz.

En muchos casos, los materiales de restauración son complejos y deben ser eliminados y retirados para permitir el acceso a los conductos radiculares.

Después de retirar la obturación del conducto, se puede limpiar los canales y examinar cuidadosamente la parte interna del diente utilizando magnificación e iluminación, en busca de algún canales adicionales o mediante la anatomía inusual que requiere tratamiento.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies