Go to Top

Edad mínima para colocar un implante dental

Edad mínima para colocar un implante dental

Para muchas personas  la pérdida dental en un niño resulta irrelevante, pero no hay nada más lejano a la realidad. La pérdida de un diente temporal o de leche, puede traer consecuencias muy negativas para la correcta posición de los dientes definitivos del niño en el futuro.

Por otra parte cuando un niño pierde un diente por cualquiera que sea la razón, a veces tampoco se le da importancia porque se piensa que es un diente temporal y resulta que el diente perdido es un diente permanente y el problema se prolongara en el tiempo trayendo consecuencias negativas para la dentadura.

Son muchas las causas por las que los niños pueden perder un diente, pero las causas más comunes y a las que nos vamos a referir hoy, son los traumatismos dentales y las caries extensas.

Edad para colocar un implante dental

Perdida dental por traumatismo

Una de las consecuencias que pueden producirse tras una caída en un niño o un adolescente, es la avulsión dental, es decir, el desalojo total del diente fuera de su alveolo.

Cuando un diente se cae de este modo, lo ideal es que sea reimplantado de inmediato, sin embargo cuando esto no ocurre, bien sea porque la persona afectada o su representante desconoce esta posibilidad o simplemente porque el diente no ha sido encontrado tras el traumatismo, el espacio edéntulo deberá ser rellenado de alguna manera.

Es importante que los padres entiendan que es preciso llevar al niño o al adolescente al dentista lo antes posible, independientemente de que tengan el diente avulsionado o no. En los casos de traumatismos, a veces hay varios dientes afectados aunque las apariencias muestren lo contrario, además también se podrá evaluar si ha habido alguna fractura ósea o cualquier otra consecuencia que cuanto antes sea tratada será mucho mejor para el paciente afectado.

Perdida dental por caries extensa

Cuando un niño pierde un diente por caries extensa, es cuando suele ser más pasado por alto este problema.

La mayoría de los padres tienen la creencia  de que cuidar los dientes de leche no es importante y no solo es muy importante para salud dental del pequeño y para la salud de los dientes permanentes que se están formando debajo de los dientes de leche, si no que también tiene un componente psicológico y educativo muy trascendental. El niño debe acostumbrarse a cuidar sus dientes desde pequeño y a asistir al dentista para revisiones periódicas, de modo que le parezca un acto totalmente normal y necesario, similar al de asearse o al de ir  al colegio diariamente.

El hecho de cuidar la boca o de asistir al dentista no debe plantearse como algo extraordinario. Esto definitivamente determinará la salud dental de paciente en su adultez.

Los padres deben entender que la pérdida de un diente de leche por caries también traerá consecuencias negativas en la posición de los dientes definitivos, por ello reemplazar el diente ausente será una acción importante que debe llevarse a cabo cuanto antes.

Generalmente los dientes que se pierden por caries extensas son los molares. En estos casos hay que tomar en cuenta si es un molar temporal o definitivo. Si es un molar temporal el dentista deberá valorar el estado de formación del diente permanente que sustituirá al diente de leche perdido. Si el nivel de formación indica que este erupcionará en breve, lo más seguro es que no indique ningún tratamiento, pero si el diente aún está en una fase muy inmadura de formación, entonces el espacio debe ser ocupado por un mantenedor de espacio, que como su nombre lo indica, resguarde el espacio para el diente permanente que está en formación y que luego necesitara ese espacio para su ubicación.

Si el diente perdido es un diente permanente hay que valorar la posición, si es estética o no y hay que valorar la edad del paciente. Si es una zona estética el espacio afectado deberá ser ocupado por un diente provisional, hasta que un tratamiento definitivo pueda ser llevado a cabo en la zona afectada. Si el diente perdido es un molar se valorará la fase de erupción y se determinará si el espacio puede ser ocupado por otros molares definitivos, cuyo crecimiento y ubicación será guiado mediante aparatos de ortodoncia o de ortopedia infantil, para que ocupen el espacio del molar perdido.

Soluciones definitivas para reponer el diente perdido

Si el diente o molar se pierde pero no puede ser sustituido por otro diente en erupción o está ubicado en una zona estética que deba ser tratada de forma muy especializada, entonces se piensa en el uso de un implante dental.

Lo que ocurre con los implantes dentales, es que una vez puestos en el hueso no tienen la capacidad de adaptarse al crecimiento como los dientes naturales, por ello lo ideal es esperar a que finalice el crecimiento del paciente para que estos puedan ser colocados y reemplazar al diente o molar perdido.

Por lo general los implantes dentales deben colocarse a partir de los 21 años de edad, de este modo el resultado será mucho más exitoso y no se tendrán que hacer cirugías invasivas que resuelvan un fallo en la ubicación del implante por el crecimiento del paciente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>