Go to Top

Embarazadas y dentista. ¿Qué tratamientos están indicados?

Embarazadas y dentista. ¿Qué tratamientos están indicados?

Cuando una mujer planea quedar embarazada, es importante que visite al dentista previamente para una revisión general, ya que hay ciertos tratamientos que es mejor evitar llevar a cabo durante la gestación del bebé.

Si durante esta revisión se determina que la paciente precisa tratamientos dentales que requieran de la aplicación de sustancias anestésicas para ser llevados a cabo, estos deben ser realizados de inmediato, porque aunque la paciente no presente dolor durante esta revisión, si no son tratados a tiempo, estas patologías se pueden convertir en motivo de urgencia dental cuando la mujer esté en plena gestación, afectando la tranquilidad del embarazo.

Embarazadas y dentista

Si por el contrario la mujer embarazada no es tratada previamente, bien sea porque fue un embarazo inesperado o simplemente porque no acudió a la revisión anual antes de quedarse embarazada, se recomienda que los tratamientos se realicen durante el segundo trimestre de gestación, en especial aquellos tratamientos de urgencia que requieran el uso de sustancias anestésicas.

Embarazo y sangramiento de encías

Debido a los cambios hormonales sufridos durante el embarazo, la mujer suele presentar inflamación y sangramiento de las encías. Esto es una condición totalmente normal en la mujer embarazada. Por ello es importante que la mujer mantenga una excelente higiene oral, para evitar los efectos irreversibles que puede generar esta condición, si no es atendida de la forma adecuada.

Recomendaciones para la mujer embarazada

Aunque la mujer note inflamación de sus encías y por ende molestia al cepillarse, debe seguir cepillándose correctamente, ya que de lo contrario, se generará una acumulación de placa bacteriana que puede convertirse en sarro y desencadenar una enfermedad periodontal que afecte los tejidos de soporte de los dientes de forma irreversible.

Para las pacientes con la boca sana, es recomendable realizar una higiene previa al embarazo, para eliminar al máximo cualquier contenido de sarro o placa bacteriana alojada en las encías.

Para las pacientes con tendencia a la acumulación de cálculo dental o sarro y por ende con problemas de encías, bien sea gingivitis o periodontitis, se recomienda eliminar totalmente el contenido de sarro alojado sobre la superficie dental y el control de la enfermedad periodontal antes del embarazo, para que esta condición no se agrave cuando los cambios hormonales alteren la estabilidad de la encía.

Si el embarazo no ha sido planificado y la mujer presenta enfermedad periodontal activa y esta se agrava durante la gestación, el tratamiento deberá ser llevado a cabo sin falta en el segundo trimestre del embarazo. Estudios científicos han demostrado una relación entre el parto prematuro y la presencia de enfermedad periodontal activa.

Tratamientos indicados durante el embarazo

Además del tratamiento de higiene dental o tratamiento periodontal, solo estarán indicados los tratamientos dentales de urgencia.

Durante el embarazo las radiografías deben ser evitadas, en especial en los tres primeros meses de gestación. Sin embargo cuando son necesarias por alguna urgencia dental, se recomienda que sean usadas a partir del segundo trimestre del embarazo y realizarlas siempre utilizando un delantal de plomo para proteger al feto de la radiación.

Al igual que las radiografías, la toma de antibióticos y de analgésicos debe ser evitada, en especial en el primer trimestre del embarazo. Solo en caso de urgencias y bajo estricta supervisión del médico tratante, se recomendará el uso de mediación en la mujer embarazada.

Si se diagnostican problemas leves que no generaran situaciones de urgencia o daños irreversibles, entonces se recomienda esperar para realizar los tratamientos dentales necesarios tras el nacimiento del bebé.

Tratamientos dentales y lactancia

Cuando la madre en proceso de lactancia requiere tratamiento dental, estos pueden ser realizados sin problemas, sin embargo se le recomienda informar a su dentista tratante, para que el decida si es necesario utilizar algún tipo de anestésico específico para el caso.

Por lo general lo único que se recomienda, es esperar un periodo de varias horas tras la aplicación de la sustancia anestésica, de este modo la anestesia podrá ser eliminada por completo del organismo antes de proceder a amamantar al bebé.

Los tratamientos dentales y el embarazo no son incompatibles, sin embargo deben ser tratados con las precauciones necesarias para evitar daños al embrión o al feto en gestación.

 
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>