Enfermedades y cuidados relacionadas con el paladar

El paladar es el techo o pared superior de la boca que separa la cavidad oral de las fosas nasales. Además de ser una zona que permite articular sonidos gracias a la su interacción con la lengua, el paladar cumple su función al masticar y al deglutir.

El paladar, así como del resto de estructuras que componen la boca, requiere de un buen cuidado, una correcta higiene y necesaria observación para la detección precoz de posibles lesiones que puedan derivar en ciertas enfermedades, algunas de ellas muy graves.  Aunque no existe un cuidado específico para el paladar, sí que podemos evitar problemas o enfermedades del paladar con una buena limpieza bucal, una alimentación adecuada y revisiones regulares en el dentista.

Enfermedades del paladar

Irritaciones o quemaduras derivadas de algunos alimentos, como alimentos o bebidas picantes o muy calientes, tratamientos inmunosupresores, son entre otras, las causas de las principales lesiones que se pueden presentar en el paladar. Las enfermedades más comunes que pueden afectar al paladar son las siguientes;

  • Las más comunes son las aftas, también llamadas llagas o úlceras.  Se trata de inflamaciones de la mucosa bucal (tejido que recubre la boca por dentro), muy dolorosas, y son perfectamente detectables ya que son de color blanquecino y redondas. Muchas de ellas de aparición desconocida y suelen afectar preferentemente niños y adolescentes entre los 10 y los 19 años de edad.

  • La candidiasis. La candidiasis es una infección por hongos de la mucosa bucal. Aparecen normalmente por una alteración del sistema inmunológico o en pacientes tratados con antibióticos. Es conveniente, que personas con alteraciones inmunológicas o en tratamiento antibiótico, acudan a revisiones periódicas al dentista.

  • La leucoplasia y lesiones precancerosas. Aparecen también como otra alteración de la mucosa de color blanco. Debe revisarse de forma inmediata, ya que se trata de una lesión muy peligrosa y puede derivar en tumores.

  • Irritaciones. Las irritaciones pueden derivar de la ingesta de alimentos o bebidas muy picantes y provocan una sensación incómoda que puede durar incluso días y resulta muy molesta a la hora de comer o hablar.

Cuidados relacionados con el paladar

No existen unos cuidados específicos para el paladar, pero sí es importante seguir una serie de consejos para prevenir la aparición de los problemas comentados anteriormente.

Lo primordial es llevar a cabo una correcta limpieza bucal que evite infecciones o inflamaciones. Es recomendable hacer uso del enjuague bucal una o dos veces al día, además del cepillado dental después de cada ingesta.

También es importante cuidar la alimentación. Una buena alimentación saludable y rica en vitaminas y proteínas, permite evitar la aparición de enfermedades o combatirlas de manera más eficaz. Asimismo, se debe vigilar la temperatura en la que se toman los alimentos y en especial las bebidas. La ingesta de una sustancia demasiado caliente o fría, puede ser negativa para el paladar y puede provocar incomodidades e incluso dolores.

Por último, es importante ir haciendo revisiones rutinarias con el dentista, cada 8 o 10 meses para prevenir todo tipo de enfermedades bucales.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies