¿Qué es un mucocele y cuál es el tratamiento?

Los mucoceles son lesiones que se manifiestan en la mucosa oral como consecuencia de una alteración en los conductos de las glándulas salivales menores, caracterizados por el acúmulo de material en su interior. La incidencia de estas lesiones oscila entre el 0,4 y el 0,8 % de la población general, siendo más prevalente en la primera y la segunda década de la vida.

Puede ser debido a dos factores principalmente. Bien porque se ha extravasado material mucoso del conducto excretor, o bien porque el material mucoso se ha retenido en este conducto y presenta una dilatación muy importante.

No existen diferencias en cuanto a la afectación de mucocele por sexos, pero sí que es más frecuente en la mucosa del labio inferior. Esta mayor frecuencia en dicha zona parece estar relacionada con determinados hábitos como, por ejemplo, el de mordisqueo del labio de los niños, por un traumatismo etc.

Diagnóstico y tratamiento del mucocele

El diagnóstico es clínico básicamente. El mucocele está situado superficial o profundamente dependiendo de la localización, aunque presenta un aspecto circunscrito, sobreelevado y de varios milímetros hasta 1 cm o más de diámetro.

Presenta una coloración igual que la mucosa o algo azulada. Este abultamiento va creciendo poco a poco o bien se estabiliza o regresa y vuelve a aparecer al cabo de un tiempo.

Existen dos tipos principales de mucocele, pueden ser por extravasación o por retención. El tipo causado por extravasación es el más frecuente y afecta principalmente a niños y adolescentes. Ocurre por traumatismo, como mordeduras o micro traumas por piercings, masticación de bolígrafos etc.

Por otro lado, el mucocele por retención es la forma menos frecuente y afecta a pacientes mayores de 40 años. Está relacionado con la obstrucción de la luz o ‘salida’ de la glándula salival.

El tratamiento del mucocele consiste en su escisión quirúrgica completa, aunque en algunos casos existe riesgo de recurrencia. El tratamiento es sencillo y rápido, realizándose en una sola sesión y con anestesia local.

Se trata de un procedimiento indoloro para el niño o niña, consiguiendo prevenir que el mucocele pueda generar problemas por acumulación de grandes cantidades de saliva, y solucionándose la herida en pocos días. De manera que, una vez detectados bultos en tejidos mucosos con glándulas salivales, es importante consultar lo antes posible con el odontólogo para confirmar el diagnóstico de mucocele y extirparlo lo antes posible.

También existen una serie de remedios caseros que pueden ser útiles para el tratamiento del mucocele como por ejemplo, la aplicación de miel para reducir la inflamación, hacer enjuagues bucales para suavizar el mucocele y extraerlo más fácilmente etc.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies