Pedir hora

 

¿Qué es un quiste periapical y cuál es su tratamiento?

El quiste radicular es el más frecuente del grupo de quistes odontogénicos inflamatorios de origen odontológico. Se origina a partir de una lesión pulpar, es decir, del nervio del diente, que alcanza el tejido periodontal de la parte apical del diente (parte superior de la raíz dental), denominado granuloma apical.

El quiste radicular se compone a partir del resto de origen odontogénico (restos de tejido dental), formando islotes de tejido que se fusionan creando la cavidad quística. Según su tamaño pueden, cursar o no con sintomatología facial, aparición de trayectos fistulosos, desplazamiento de dientes adyacentes y afectación de regiones anatómicas cercanas.

El quiste radicular odontogénico tiene mayor prevalencia en los dientes del sector anterior del maxilar superior y en los del sector posterior de la mandíbula. La localización de la lesión es de especial importancia para evaluar la proximidad que tiene con estructuras orales vecinas como para establecer un correcto plan de tratamiento.

El quiste periapical se diagnostica radiográficamente, se observa un área de radiolúcida redondeada u oval, de bordes bien definidos, localizada con más frecuencia en el ápice (raíz) de los dientes.

Complicaciones del quiste radicular

El quiste periapical puede ocasionar frecuentemente complicaciones si está situado cerca de otras estructuras orales adyacentes.

En el maxilar superior, si el quiste es grande, puede ocasionar una comunicación bucosinusal, buconasal, una deformidad de la cortical ósea y el defecto estético por perdida de estructuras, entre las posibles complicaciones de los quistes radiculares o periapicales.

Mientras que, en la mandíbula, el quiste periapical puede desencadenar una parestesia mentoniana o del dentario inferior (sensación de adormecimiento del nervio), el abombamiento de la cortical ósea e incluso el compromiso de la vía aérea ante la presencia de celulitis. Éstos suponen los efectos secundarios no deseados del quiste radicular en esta región.

Debida a la elevada incidencia del quiste radicular, es muy fácil diagnosticarlos, ya que el fenómeno inflamatorio, suele ir asociado a dolor o molestias relacionadas con el diente afectado.

Tratamiento del quiste periapical

El tratamiento consiste en la exéresis del quiste y el tratamiento de conductos (endodoncia) o la extracción del diente afectado cuando la lesión es de grandes dimensiones o no hay un buen pronóstico para conservar el diente infectado.

Los quistes radiculares pueden alcanzar tamaños relativamente grandes, convirtiendo el abordaje quirúrgico en una técnica minuciosa, donde es imprescindible la conservación máxima de hueso y la máxima eliminación de tejido quístico, para evitar la aparición de posibles quistes residuales posteriores.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.