Síntomas y tratamiento de la piorrea

La periodontitis o también llamada piorrea hace referencia a un tipo de enfermedad periodontal. La piorrea es debido a una evolución de una gingivitis mal tratada. Se trata de una enfermedad grave e irreversible, dónde la lesión inflamatoria progresa hacia zonas más profundas de la encía y afecta al tejido óseo de soporte dental. De este modo, se infectan las conocidas como bolsas periodontales (espacio existente entre las encías y los dientes). 

La placa bacteriana se extiende y crece por debajo de las encías. La respuesta natural de nuestro cuerpo es luchar contra estas bacterias mediante una respuesta inflamatoria, pero ésta puede llegar a la destrucción del propio hueso y tejido conjuntivo dental (encía y ligamento periodontal) que mantiene los dientes en su lugar. 

Esta enfermedad periodontal se da lugar en pacientes entre 30 y 50 años. Así pues, es imprescindible empezar cuanto antes a adquirir unos buenos hábitos de higiene oral y acudir a revisiones periódicas al dentista para detectar a tiempo los síntomas y para la prevención o tratamiento precoz de estas enfermedades. 

La periimplantitis hace referencia al mismo proceso que se genera en la periodontitis, pero en lugar de afectar a dientes, se ven afectados los implantes dentales.  

La piorrea o la periodontitis se produce por una acumulación de bacterias orales y restos alimentarios en boca, que dan lugar a la placa bacteriana. Existen también otros factores que pueden favorecer la aparición de estas enfermedades en las encías como, por ejemplo: el tabaquismo o el estrés, tanto físico como emocional, así como las enfermedades crónicas, las infecciones agudas y los cambios hormonales. 

Entre los múltiples síntomas claros de la piorrea encontramos principalmente la inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías, sobre todo al cepillarnos los dientes. Asimismo, podemos identificar halitosis o mal olor del aliento, sensibilidad dental, movilidad de uno o varios dientes por la pérdida de soporte óseo dental, molestias a la masticación o funcionalidad oral, entre otros. 

El tratamiento debe ser iniciado sólo después de un diagnóstico detallado por parte de un periodoncista especializado y con conocimiento específico de las enfermedades periodontales como el caso de la piorrea o periodontitis.

El tratamiento periodontal, generalmente se divide en tres fases: 

  • Fase inicial, dirigida a controlar el factor causal primario en la enfermedad; el acúmulo de placa bacteriana.  

Para ello se debe llevar a cabo un exhaustivo tratamiento de higiene oral mediante sesiones de raspado para eliminar la placa acumulada bajo las encías.  

  • Terapia correctiva, para establecer medidas terapéuticas y restaurar función y estética. 
  • Terapia de mantenimiento dirigida a la prevención de la recurrencia y progresión de la enfermedad. 

Para finalizar, los especialistas de nuestra clínica dental Estudio Dental Barcelona indican que el manejo de la piorrea depende de diferentes factores, entre otros: un buen diagnóstico precoz de la enfermedad, sobre todo hacer hincapié en la máxima eliminación de bacterias orales y el establecimiento de un programa de mantenimiento individualizado a largo plazo por parte de un odontólogo especialista 

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies