Go to Top

Uso de Tomografías computarizadas (TAC) en el estudio de implantes dentales y dientes

Uso de Tomografías computarizadas (TAC) en el estudio de implantes dentales y dientes

Las tomografías computarizadas son una imagen digital que muestra a los tejidos del cuerpo que se desea analizar en 3 dimensiones.

Con este estudio solo es posible valorar los tejidos duros del cuerpo, es decir huesos, dientes, etc. De necesitar valorar los tejidos blandos, entonces se debe realizar otro estudio llamado resonancia magnética.

A diferencia de una radiografía tradicional, como este tipo de imagen permite valorar el objeto en tres dimensiones, el estudio de los órganos a través de esta prueba es mucho más preciso y permite observar zonas imposibles de visualizar en las radiografías bidimensionales.

Desde su aparición en los años setenta no han dejado de evolucionar. Y para los años ochenta se desarrolló un tipo de tomografía computarizada llamada microtomografía computarizada. Estas microtomografías permiten observar espacios muy pequeños con una altísima resolución, por lo que este tipo de estudios comenzó a utilizarse para la valoración del hueso que se forma alrededor de los implantes dentales y también para valorar la conformación interna de los dientes que deben ser tratados con un tratamiento de endodoncia o tratamiento del nervio dental.

Tomografía para el estudio de los implantes dentales

El objetivo principal que se busca tras la instalación de los implantes dentales es su perfecta integración al hueso que lo soporta, es decir, que el hueso y el implante se unan íntimamente, permitiendo que el soporte óseo del implante perdure con el paso de los años, aunque esa estructura protésica reciba muchas fuerzas por el proceso masticatorio.

Para lograr este objetivo, los científicos han integrado la microtomografía en el estudio de la evolución de los implantes dentales. Con este tipo de estudio los dentistas especialistas en implantes dentales son capaces de descubrir a través del detalle y con mucha precisión, cuales son los puntos a mejorar en los protocolos quirúrgicos de instalación del implante.

Gracias a esto cada vez más, este es un procedimiento garantizado. Siempre que se sigan los protocolos quirúrgicos y no exista alguna condición inherente a la salud del paciente, el implante dental es un tratamiento protésico con altísimo porcentaje de éxito.

Además del importante uso que tiene este tipo de estudio para la investigación y mejora de los procedimientos de colocación de los implantes, las tomografías computarizadas son muy útiles para el correcto diagnóstico de los casos que requieren ser tratados con un implantes dental.

A través del TAC el especialista implantólogo es capaz de determinar la cantidad de hueso remanente disponible para poner el implante. De este modo no habrán sorpresas durante la cirugía, ya que se puede predecir antes de acceder a la zona que requiere el implante dental, en qué dirección y a qué nivel se debe colocar el implante, además si será necesaria la aplicación de tratamientos accesorios tales como injertos de hueso.

Tomografías para el estudio de dientes a endodonciar

Para endodonciar o tratar el nervio de un diente, el especialista debe acceder a la raíz de dicho diente desde su interior y retirar con instrumentos muy pequeños el nervio dental. El objetivo principal de los tratamientos de los conductos radiculares dentales, radica en la limpieza y conformación de la mayor parte de estos conductos.

Cuando un endodoncista trabaja dentro del sistema de conductos radiculares, lo hace prácticamente a ciegas, de forma intuitiva y por percepción a través del tacto que desarrolla a lo largo de su experiencia profesional. Esta es una zona que inclusive accediendo a ella mediante el uso de microscopios con gran magnificación, al ser un espacio tan reducido, existen lugares a donde la vista del especialista jamás llegará. Por ello la microtomografía computarizada se ha vuelto de gran utilidad para los endodoncistas.

La microtomografía en endodoncia permite que el endodoncista pueda conocer el sistema de conductos radiculares, prácticamente a la perfección, antes de acceder al diente. La previa visualización de los conductos en una radiografía tridimensional permite que el endodoncista planifique mucho mejor el tratamiento, el acceso a la zona afectada y permite que el tratamiento sea más conservador, ya que no será necesario desgastar estructura dental sana en busca de los tejidos dentales nerviosos que deben ser extraídos.

Con este examen será mucho más fácil para el dentista especialista en endodoncia, retirar todo el tejido nervioso, al igual que todo el contenido bacteriana responsable de las infecciones que allí se producen.

Los pacientes en la actualidad deben acostumbrarse que llevar a cabo este tipo de estudios es prácticamente la rutina en la odontología moderna. Si su dentista especialista determina que es necesario llevar a cabo una microtomografia o TAC de un diente o de una zona en particular, no debe negarse a realizar este estudio, ya que con él, el doctor tratante cuenta con una herramienta más, que asegurará el éxito del tratamiento que realiza.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>