¿Cuándo hay que extraer las muelas del juicio?

Extraer las muelas del juicio. ¿Cuándo es necesario?

¿Qué son las muelas del juicio?

Las muelas del juicio, cordales o los terceros molares son los molares que crecen detrás de los segundos molares, es decir, son las últimas muelas de la arcada dental. Existen 4 en total: dos en cada lado del maxilar superior y dos en la mandíbula.  

¿Cuándo erupcionan las muelas del juicio?

Las muelas del juicio suelen erupcionar entre los 17 y los 26 años de edad, aunque hay un rango amplio de variaciones, siendo estas las últimas muelas en erupcionar

Aunque la gran mayoría de personas tienen muelas del juicio, hay muchas que no les llegan a erupcionar nunca. Pese a lo que se dice habitualmente de que estas piezas causan dolor al emerger, en muchos casos no se presentan síntomas ni complicaciones. Cuando las muelas del juicio crecen sanas, tienen espacio, y su posición es correcta lo que hace que la persona tenga una higiene correcta, no tienen que haber complicaciones ni molestias. Pero hay casos en los que al erupcionar, los cordales provocan dolor y complicaciones, produciéndose una inflamación de la encía, además pueden crecer en una posición incorrecta, (inclinadas o torcidas), al no tener espacio en la arcada dental, por este motivo puede decidirse extraerlas, con el fin de evitar complicaciones.

La existencia o no de las muelas del juicio varias según los pacientes. Se sabe que entre un 73 y un 75% de la población presentan los cuatro cordales. A pesar de eso, puede aparecer una agenesia completa de estos, teniendo solo un 2% (1).

Si el paciente presenta falta de espacio la erupción de las muelas del juicio puede comprometer la estructura de la arcada dental, provocando desalineamientos dentales, pueden dañar a los molares contiguos o dificultar la higiene dental, facilitando así que se acumule la placa bacteriana y la formación de caries. Otra de las complicaciones de las muelas del juicio que quedan incluidas en el hueso, es decir que no erupcionan, es que están muy asociadas a las formaciones de quistes

¿Pueden doler cuando salen?

El tercer molar, por su localización en los maxilares, presenta varios obstáculos de erupción y complicaciones. Normalmente, si hay espacio adecuado no producen dolor. Por lo que erupcionan correctamente. En cambio, la falta de espacio puede causar dolores. Esta falta de espacio del tercer molar es debida a su posición. Se encuentra en la parte más posterior de la boca y es la última en erupcionar. 

Cuando hay dolor es porqué se esta produciendo algún tipo de inflamación o de presión en la encía. Su localización hace que la higiene de la zona no sea la óptima y esta se llena de placa, de detritus y bacterias formándose una bolsa, la causante del dolor. Este proceso es llamado pericoronitis

¿Cuál es el diagnóstico de las muelas del juicio?

Para llevar a cabo una extracción de las muelas del juicio con éxito, es importante hacer un buen diagnóstico con una correcta historia clínica y un examen clínico y radiológico. 

La historia clínica comprende una correcta anamnesis, en la cual se anotan todos los antecedentes de interés, los signos y síntomas del proceso y la enfermedad actual, entre otros.  

El examen clínico consta de un examen general, donde se buscan signos y síntomas sistémicos. Se continúa con un examen regional en el que se investiga la presencia de tumefacción extrabucal, adenopatías cervicales, etcétera. I finaliza con un examen local, mediante el examen de la región del tercer molar.  

En Estudi Dental Barcelona, normalmente pedimos una ortopantomografía, pero hay casos en los que es necesario un TAC dental para ver correctamente y de manera tridimensional la ubicación exacta de los cordales y su relación con las estructuras cercanas; muelas contiguas, nervio dentario, cantidad de hueso que las cubre, si hay algún quiste o si presentan infección alrededor de las muelas (2).

¿Cuándo debemos extraer las muelas del juicio?

Las indicaciones para extraer los cordales se elaboró por el National Institutes of Health Consensus Conference el año 1979 en los Estados Unidos. Años más tarde, en el 1998 en Inglaterra se estableció un criterio parecido al anterior creado por el National Institue of Clinical Exellence (NICE).

La decisión para la extracción de los terceros molares a veces no es sencilla. El profesional debe realizar una buen diagnóstico, valorando los riesgos y beneficios asociados a la intervención quirúrgica. Por lo tanto, es necesario ser consciente de las indicaciones que justifican la exodoncia. Estas son:

  • Infección, como la pericoronaritis recurrente, flemones y otros cuadros clínicos de infección odontogénica. 
  • Patología asociada, como lesión quística, tumoral y lesiones malignas.
  • Lesión periodontal. Hay una asociación de un incremento de sondaje relacionado con la presencia del tercer molar. 
  • Motivos ortodónticos, se realiza porqué el tercer molar puede dificultar o evitar la erupción del segundo molar, o en casos de cirugía ortognática para evitar interferencias. 
  • Prostodoncia restauradora. Mejorando de esta forma la accesibilidad para poder higienizar la zona posterior de los segundos molares y evitando la caries dental en esta zona.  

Existe otra indicación, la extracción profiláctica realizada las muelas del juicio no presentan patología ni sintomatología. Según la NICE, esta no corresponde a una indicación absoluta para la extracción de los terceros molares (3, 4).

El postoperatorio de la extracción

Es muy importante que después de la extracción de la muela del juicio, se sigan todas las recomendaciones dadas por el especialista. Habitualmente el postoperatorio es favorable con ayuda de analgésicos y, si es conveniente, antibióticos. Se recomienda que se siga una dieta fría o tibia y blanda, sobretodo en las primeras 24 horas. Es conveniente no hacer ningún tipo de esfuerzo físico ni fumar durante los primeros días de la extracción. 

 Hay que seguir una buena higiene bucodental para evitar las infecciones en la herida, por lo que el cepillado es imprescindible. Si se nota algún tipo de sabor a sangre es de importancia que se beba agua fría y bajo ningún concepto se haga la acción de escupir o enjuagar, por lo que el coagulo que se está formando puede deshacerse y producirse un sangrado (2). 

 Referencias

  1. Zhang QB, Zhang ZQ. Early extraction: a silver bullet to avoid nerve injury in lower third molar removal? Int J Oral Maxillofac Surg. 2012;41:1280-3.
  2. Gay-Escoda, C, Piñera-Penalva M, Velasco-Vivancos V, Berini-Aytés L. Patología, clínica y tratamiento del tercer molar incluido. En: Gay-Escoda C, Berini-Aytés L, eds. Tratado de cirugía bucal. Madrid: Ergon, 2004. p.355-87.
  3. Hill CM, Walker RV. Conservative, non-surgical management of patients presenting with impacted lower third molars: a 5-year study. Br J Oral Maxillofac Surg. 2006;44:347-50. 

  4. Ventä I. How often do asymptomatic, disease-free third molars need to be  removed? J Oral Maxillofac Surg. 2012;70:41-7. 




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies