Pedir hora

 

¿Cómo superar el miedo al dentista?

El miedo al odontólogo es un hecho mucho más común de lo que imaginamos. Existe un porcentaje de la población incapaz de acudir a la clínica dental por causa de este miedo, y es que el solo hecho de pensarlo les genera ansiedad, así que el miedo es capaz de imposibilitar de que el paciente tenga un estado de salud oral saludable.

Al no tener diagnóstico dental ni tratamiento dental el estado de salud dental irá sufriendo un deterioro de modo paulatino, y que puede desencadenar en el paciente múltiples patologías que esta a su vez pueden ser tan agresivas que lleguen a producir perdida de piezas dentales y destrucción de otras estructuras.

Cuando el paciente es consciente de estar paralizado por el miedo aparece una sensación de culpabilidad, ansiedad y vergüenza, por evitar el hecho de acudir a la visita con el odontólogo.

Razones por las que se genera el miedo

En muchas de las ocasiones es el resultado de una mala experiencia vivida con anterioridad, y más especialmente cuando la mala experiencia se ha sufrido en épocas de la infancia, también existen pacientes que su principal miedo reside en el hecho de la anestesia por miedo a las agujas si a estos posibles miedos adquiridos sumamos el hecho de desconocimiento del proceso de los aparatos utilizados por parte del equipo y de la incertidumbre, este tipo de pacientes acabará decidiendo no acudir a la consulta dental.

Actualmente los profesionales del mundo dental son conscientes que se pueden encontrar ante pacientes con este tipo de perfil, miedo/ansiedad, así que cada vez el equipo que compone la clínica dental está más formado para atender a este patrón de pacientes. Aunque por parte de los pacientes existen una serie de pautas que pueden realizar que ayudan de manera considerable la perdida de este miedo o ansiedad que les provoca la palabra dentista.

Antes de acudir a la visita con el odontólogo

  • Identificar el verdadero motivo por el que se siente miedo: se debe reflexionar acerca de las causas del propio miedo al odontólogo y se capaz de analizarlas con tranquilidad.
  • La Información: el acudir a una clínica dental y solicitar información puede ayudar a resolver dudas e incertidumbre, también permite conocer el lugar y familiarizarse con él, se puede ir y ver cómo los pacientes que salen de la consulta dental lo hacen sin ningún tipo de problemas.
  • Buscar a un odontólogo o una clínica dental que inspire confianza: es una buena idea preguntar a amigos y familiares que visiten habitualmente al odontólogo, para que recomienden el suyo y te cuenten su experiencia. Incluso se puede visitar la. Se puede hablar con la recepcionista, pedir información e incluso que recomiende a uno de los profesionales de la clínica, es bueno que tengamos la confianza de poder comentar con la recepcionista la sensación de miedo.
  • Concertar visita: no posponer este hecho, sino que se debe tomar la decisión y lo antes posible para no echarse atrás.
  • Preparación mental: una vez tomada la decisión, hay que evitar todo aquello que desencadene ansiedad o estrés. Lo mejor es intentar relajarse salir, dar un paseo, tomar una tila.
  • Pedir a un amigo o familiar que te acompañe: acudir acompañado al dentista no posibilita la cancelación de la visita.
  • La primera visita: la primera consulta del odontólogo suele ser una revisión en la que se establece un diagnóstico y un plan de tratamiento por lo que no habrá anestesia, ni procedimientos dolorosos.

Es muy importante que antes de acudir a la visita y poder definir todo lo que se desea preguntar.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.