Go to Top

Qué es la caries dental y cómo prevenirla

La caries dental se considera una enfermedad de tipo multifactorial que principalmente se caracteriza porque se da una destrucción de los tejidos dentales como consecuencia de una desmineralización del diente o de los dientes por los ácidos principalmente presentes en la placa bacteriana. La destrucción del tejido dental viene propiciada, mayoritariamente, por la ingesta de azúcares o bebidas con altos niveles de azúcar como pueden ser las bebidas carbonatadas o los zumos.

Existen diferentes factores de riesgo que propician un ambiente adecuado para que se desarrolle una caries dental

  • Pobre higiene oral o inadecuada técnica de cepillado.
  • El ph salival del individuo está altamente relacionado.
  • La sequedad bucal.
  • La alimentación (con alto contenido en ácidos).
  • La malposición dental contribuye en gran medida a la aparición de caries dental.

 Estarían entre los principales, aunque existen otros a tener en cuenta en los bebés tales como

  • En la lactancia del bebé mediante biberón no se deben añadir azúcares más aun después de la erupción del primer diente es aconsejable suprimir el uso del biberón.
  • A los bebés se le debe higienizar los rodetes de la encía con una gasa.
  • No usar el chupete impregnado de azúcar o sustancias edulcorantes.
  • Evitar besos en la boca o lo tan típico en caso de caída del chupete que el padre o la madre lo chupe para colocárselo ya que se están transmitiendo bacterias o microorganismos presentes en nuestra saliva entre ellos puede estar presente streptococcus mutans el más frecuente a la hora de desarrollar caries dental.
  • Cuanto más formación tengan los padres en salud dental será más difícil que descuiden los cuidados bucales del neonato.

Según la OMS del 60 al 90% de los escolares presentan caries dentales y alrededor del 98 al 100% de los adultos que en muchas de las ocasiones está acompañada de sensación de molestia o dolor.

La caries dental es una enfermedad que se puede llegar a prevenir o se puede llegar a reducir de forma considerable su aparición si se siguen una serie de pautas.

  • Acudir de modo frecuente a revisiones dentales con nuestro odontólogo, para que realice un examen clínico bucal. (es recomendable una visita de revisión cada 6 meses), aunque no en cada revisión se realicen radiografías para no exponer al paciente.
  • Evitar una alimentación con alto nivel de azçucares y evitar alimentos pegajosos.
  • Una dieta enfocada a la ayuda del refuerzo de nuestro esmalte.
  • Uso de pastas dentríficas y colutorios con flúor, en caso que se sea un paciente con riesgo de caries acudir a nuestro odontólogo acudir una vez al año a nuestro odontólogo para la aplicación de sistemas de flúor de uso clínico. (de aplicación tópica). En caso de no poder realizar el cepillado bucal después de la ingesta alimentaria tenemos la alternativa del uso de chicles o caramelos con xylitol que ayudan a romper el descenso del ph salival atacado por los ácidos presentes en azucares, bebidas carbonatadas.
  • Evitar picar entre horas si sabemos que no vamos poder llevar a cabo la higiene oral.
  • Una buena técnica de cepillado es fundamental con una frecuencia de tres veces al día
  • Adquirir el hábito del uso del hilo dental.
  • Si presentamos una anatomía dental con fosas y fisuras muy marcadas será más fácil que se queden depositados los ácidos encargado de originar la patología de la caries dental por lo que es muy recomendable que el odontólogo realice una técnica preventiva denominada “sellado de fosas y fisuras” con la finalidad de que estas fosas y fisuras no sean tan profundas y no queden almacenados ciertos ácidos.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>