Go to Top

El tratamiento para la gingivitis

El tratamiento para la gingivitis

La gingivitis es el término médico utilizado para describir la inflamación de las encías. Es importante destacar, que todas las personas, por más cuidadosas que sean con la higiene oral, tendrán un mínimo grado de gingivitis.

Tratamiento para la gingivitis

La flora natural de la boca está compuesta por un gran número de bacterias y es normal que en la encía prácticamente sana, estas generen un cierto grado de inflamación. Para esta condición, no hay más que cepillar los dientes con la técnica adecuada y los medios de limpieza auxiliares habituales.

Cuando una persona no acostumbra a cepillar sus dientes periódicamente, las bacterias que habitan de forma equilibrada en la boca, comienzan a multiplicarse de forma patológica. Es en este momento cuando la gingivitis, es decir la inflamación de las encías, también comienza a aumentar de forma patológica.

Signos que determinan que existe una gingivitis que necesita tratamiento

-Cuando la encía está inflamada, en su margen, se observará una línea rojiza y a veces más lila, que recorre el contorno de los dientes.

-Además de un color más oscuro, se observará un aumento de tamaño en la zona oscurecida.

-En la mayoría de los casos existirá sangramiento de la encía. A este respecto, es muy importante destacar, que en los pacientes fumadores el sangramiento de la encía suele estar disminuido o ausente. Esto se debe al efecto vasoconstrictor que tiene el cigarrillo sobre la irrigación terminal de la misma.

-Presencia de una sustancia blanquecina, inicialmente suave, sobre los dientes. Esta sustancia es la denominada placa bacteriana, que si no es eliminada de inmediato, con el paso de las horas se endurecerá y formará el denominado sarro o cálculo dental.

Tratamiento de la gingivitis

Siendo el principal responsable de la gingivitis la mala higiene oral, que permite que los restos de comida alimenten a las bacterias y se produzca su multiplicación y posterior formación de la placa bacteriana, para convertirse luego en sarro; el primer paso que se debe hacer para el control de la gingivitis, es retirar el sarro dental acumulado sobre los dientes.

Para retirar el sarro dental, se debe visitar al periodoncista en la clínica dental. Este valorará la extensión del mismo e indicará el tipo de limpieza necesaria para el caso.

Generalmente cuando se trata de una gingivitis con sarro supragingival, es decir, solo sarro sobre las coronas de los dientes, fuera de la encía, el tratamiento es una limpieza dental profesional con vibración ultrasónica.

Si por el contrario, ya existe sarro subgingival, es decir, el sarro ya se ha extendido al interior de la encía, pero aún no ha afectado al hueso, el tratamiento para retirarlo, será un mantenimiento de encías, realizado por el periodoncista, también mediante un dispositivo de vibración ultrasónica. El mantenimiento de encías incluye la remoción del sarro subgingival y supragingival.

En ambos casos, deberá ser reforzada la técnica de cepillado del paciente y los medios auxiliares de limpieza, que se utilizan diariamente en casa, para el control de la placa bacteriana.

Igualmente y por el mínimo grado de gingivitis que presentamos todos en boca, se recomienda acudir a realizar una limpieza dental anual, para mantener una salud periodontal idónea.

Cuidados en casa

Una vez retirado el sarro, lo más importante es el cuidado que realiza el propio paciente en casa. Una buena higiene dental diaria, será la mejor manera de evitar la acumulación de la placa bacteriana y por ende la necesidad de tratamientos para la gingivitis.

Además del cepillado habitual, se recomienda la utilización del hilo dental. El hilo dental será capaz de retirar las bacterias acumuladas en el punto de contacto interdental. Esta es una zona de difícil acceso y ni el cepillo ni los enjuagues bucales, serán capaces de arrastrar el contenido bacteriano alojado en esta zona, como lo hace el hilo dental.

Es importante destacar la necesidad de dedicar suficiente tiempo al cepillado, un mínimo de 2 minutos, para que este sea realmente eficiente. Asimismo, que si no es posible cepillarse después de cada comida, al menos se realicen 2 cepillados al día, antes de salir de casa por la mañana y antes de ir a la cama a dormir. De este modo se prevendrá la gingivitis.

 
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>