¿Qué son los retenedores en ortodoncia y cuándo se utilizan?

Después de un tratamiento ortodóntico, los resultados son inestables a largo plazo ya que los dientes tienen una cierta tendencia a volver a la posición original por lo que se usa una aparatología para mantener los efectos obtenidos, una vez finalizado el tratamiento. Esta aparatología es llamada retención, y constituye una de las fases más importantes del tratamiento.  

Al tratarse de un proceso biológico para que se asienten los dientes, obliga a llevar la retención alrededor de un año una vez retirada la aparatología activa (como pueden ser los brackets, Invisalign, entre otros). Sin embargo, el tiempo exacto varia de en cada situación y del caso concreto. 

Los retenedores son aparatos pasivos hechos a medida que no realizan ningún movimiento, sino que su función es mantener la posición final impidiendo que los dientes se muevan. Aunque en ocasiones se utilizan los aparatos activos para realizar pequeños movimientos o para cerrar pequeños espacios. 

¿Qué tipos de retenedores existen? 

Existen varios tipos de retenedores en ortodoncia y se clasifican en dos grandes grupos: 

  • Los retenedores fijos, que quedan adheridos al diente. 
  • Los retenedores removibles, que se pueden quitar y volver a poner. 

La retención fija se hace y coloca después de la ortodoncia en la mayoría de los casos. Este tipo de retenedores consiste en un alambre metálico muy fino que va cementado sobre las caras linguales y palatinas de los incisivos y caninos tanto superiores como inferiores.  

A parte de los retenedores fijos, se suele complementar con una aparatología removible. Los retenedores removibles más utilizados en ortodoncia son: 

  • Esix. Este tipo de retenedor es de un material transparente que se adapta a toda la superficie de los dientes de la arcada. Al ser transparente hace que sea el más cómodo de utilizar y el más estético. 
  • Retenedor de Hawley. Consiste en un retenedor metálico hecho de acrílico y alambre de metal, el cual se adapta en los molares y en la cara  vestibular de los incisivos y caninos. 

¿Cómo se limpian?

Se tiene que tener en cuenta que la higiene de este tipo de aparatología.  

Con los retenedores fijos, la higiene debe ser un poco más minuciosa puesto que al haber un alambre fijo en los dientes este tiene que ser limpiado de tal forma que la placa dental no se acumule. Una buena limpieza incluye el cepillado habitual ayudándose del uso de hilo de seda dental con enhebradores o utilizar un hilo dental especial llamado SuperFloss (Oral-B).  

La limpieza de los aparatos removibles debe ser diaria y es suficiente con utilizar un jabón neutro y un cepillo (distinto al que se emplea para la higiene bucodental). Se pueden utilizar pastillas efervescentes limpiadora de aparatos ortodónticos, pero esto no sustituye un buen cepillado. 

Recomendaciones para el uso de los retenedores

  • Usa los retenedores removibles todos los días, siguiendo las instrucciones del ortodoncista. 
  • Límpialos diariamente. 
  • Cuando no uses el retenedor removible, guárdalo siempre en su caja para evitar el deterioro, mantener su buena higiene y evitar perderlo. 
  • Si se descementa el alambre fijo de algún diente, asiste al dentista. 
  • Acude cada año a las visitas con el ortodoncista para que valore el estado general de los retenedores. 
Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies