Qué son las úlceras bucales, causas y tratamientos

Las aftas bucales, conocidas también con otros nombres como úlceras o llagas, son una afección oral muy común y que puede afectar a cualquier tejido mucoso bucal como por ejemplo en la lengua, los labios, los carrillos, el paladar o la base de las encías. Las aftas causan dolor y se presentan inicialmente como manchas inflamadas rojas para luego abrirse y adquirir un color blancuzco o amarillento con un halo brillante de enrojecimiento a su alrededor. Son fácilmente confundibles con los herpes labiales, pero son dos afecciones orales diferentes.

Causas más frecuentes

Una de las causas más recurrentes de las úlceras o llagas orales es el uso de brackets. Los aparatos que están unidos a los dientes, mantienen un contacto constante con la superficie interior de los labios y las mejillas. De manera que, al mover la boca, los brackets se rozan contra el interior de la boca y pueden provocar la formación de úlceras.

Dieta y deficiencias nutricionales
La deficiencia de vitamina C puede impedir el proceso de curación de la herida, contribuyendo a la prevalencia de úlceras bucales. La falta de hierro, vitamina B12 y zinc también están ligadas con la formación de úlceras. Del mismo modo, las comidas ácidas también contribuyen a su aparición.

Alergias y sistema inmunitario
Una reacción alérgica del sistema inmunitario en respuesta a los agentes químicos y biológicos puede iniciar la formación de una úlcera. Como también, el uso de determinados fármacos.

Cáncer
Las úlceras orales suelen curarse en dos o tres semanas. Si después de este periodo de tiempo no hay ningún síntoma de recuperación, se debería visitar al dentista para comprobar que no hay ningún problema, ya que el primer síntoma de algunos cánceres son las úlceras orales.

Otros factores
Hay muchas otras causas que pueden iniciar la aparición de úlceras orales, como: infecciones por hongos o bacterias, cambios hormonales, estrés o signos de algunas afectaciones médicas (síndrome de Behçet o la fiebre aftosa).

Tratamiento de las aftas

En general, las llagas no precisan ningún tipo de tratamiento y suelen desaparecer espontáneamente. Aun así, los enjuagues con colutorios especiales o con agua con sal puede favorecer a su curación, como también la aplicación de un algodón humedecido con una dilución a partes iguales de agua oxigenada y agua. En ocasiones puntuales, es necesario recurrir a tratamientos con fármacos.

Dependiendo del tipo de causa que ha provocado las llagas o úlceras en cada caso, existen los diferentes tratamientos correspondientes;

  • Los portadores de brackets, deben pedir cera al dentista para poder cubrir las partes punzantes que provocan las úlceras y así minimizar su abrasión del metal en la boca.
  • Si las úlceras son consecuencia de la mordida accidental se debe acudir al dentista para que suavice los bordes de los dientes.
  • Seguir una dieta adecuada, cuidar la higiene oral y reducir el estrés para evitar las úlceras y para su rápida curación e en caso de que aparezcan.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies