Tipos de sedación en la clínica dental. Indicaciones y ventajas

Hay muchos pacientes que experimentan ansiedad o miedo a la hora de acudir al dentista, la sedación en la clínica dental facilita un estado de bienestar y reduce la tensión y la ansiedad que padece el paciente para poder llevar a cabo los tratamientos odontológicos.

Dentro de la odontología existen diferentes tipos de sedaciones de las que nos podemos beneficiar. Gracias a la sedación en Estudi Dental Barcelona podemos reducir las molestias que producen los tratamientos que realicemos a nuestros pacientes.

La sedación dental nos sirve para evitar el miedo, la ansiedad y disminuir las molestias y el dolor de un paciente al que se le van a realizar tratamientos odontológicos.

Los procedimientos clínicos odontológicos en las clínicas dentales se pueden beneficiar de técnicas de sedación consciente a estos niveles. Respecto el nivel de alteración de la consciencia contamos con diferentes tipos de sedación:

  • Sedación mínima: produce una depresión farmacológica mínima del nivel de consciencia, sin efectos sobre la función respiratoria o cardiovascular, la sedación mínima permite al paciente mantener la capacidad de respuesta normal ante estímulos verbales y táctiles (no dolorosos). Los fármacos usados deben tener un margen de seguridad lo suficientemente amplio como para no permitir inducir una pérdida de consciencia no intencionada.
  • Sedación moderada: este tipo de sedación produce una depresión farmacológica del nivel de consciencia durante la cual el paciente responde adecuadamente ante estímulos verbales, a veces acompañados de ligeros estímulos táctiles. Las vías aéreas no sufren alteración y la función cardiovascular normalmente se mantiene inalterada. Los fármacos usados deben tener un margen de seguridad suficiente como para no permitir inducir una pérdida de consciencia no intencionada.
  • Sedación profunda: produce una depresión farmacológica del nivel de consciencia durante la cual el paciente solo responde adecuadamente ante estímulos físicos, incluso dolorosos. Puede existir alteración en la capacidad de mantener la función respiratoria, aunque la función cardiovascular normalmente se mantiene inalterada.
  • Anestesia general: se produce una pérdida de consciencia por vía farmacológica, durante la cual el paciente no reacciona ni ante estímulos dolorosos. Se requiere frecuentemente la protección de la vía aérea y la ventilación positiva. La función cardiovascular también puede verse alterada.

Los procedimientos clínicos odontológicos en las clínicas o consultorios dentales ordinarios se pueden beneficiar de las técnicas de “sedación consciente” en los niveles de:

“Sedación mínima” o “ansiolisis”, mediante: el uso de fármacos administrados por vía oral o sedación inhalatoria con óxido nitroso.

“Sedación Moderada”, mediante la administración de fármacos por vía endovenosa.

Indicaciones de la sedación en la odontología:

  • Fobias dentales en niños y adultos.
  • Pacientes discapacitados psíquicos.
  • Pacientes adultos que demandan sedación para aumentar su confort.
  • Pacientes con problemas médicos que lo hagan aconsejable.
  • Pacientes escasamente colaboradores en los que hayan que practicarse técnicas que requieran un importante grado de inmovilidad.
  • Pacientes en los que no puedan administrarse anestésicos locales.
  • Pacientes pediátricos en general.
  • Según el tipo, duración y la agresividad de la intervención que se pretende realizar.
  • La sedación en la consulta odontológica no debería realizarse en pacientes con patologías de riesgo y por tanto no está indicada en pacientes con puntuación superior a  ASA-II de la Escala de Riesgo Anestésico.

Ventajas de la sedación consciente en la odontología

  • Deja al paciente en un estado relajado pero cooperador, el cual permite trabajar bien; al eliminar el componente ansioso y provocarle una cierta amnesia, la aceptación del paciente suele ser mejor para las futuras sesiones.
  • Tiene una duración flexible, no existe un límite de duración.
  • La técnica es simple, con un inicio de acción muy rápido, una finalización de los efectos que podemos obtener cuando deseemos.
  • Los pacientes se recuperan rápidamente.
  • Muy pocos efectos secundarios.
  • Existe un efecto analgésico.
  • Permite la utilización simultánea de otros fármacos por otras vías, pero esto complica sensiblemente el control del paciente; si se usa solo, el N2O permite una muy buena y rápida regulación del nivel de sedación.
  • Ayuda a solucionar ciertos problemas cotidianos que sin ser trascendentes hacen perder tiempo (y la paciencia) al odontólogo; tales como el pánico a la inyección del anestésico local o el reflejo nauseoso.
  • Puede volver a sus actividades normales inmediatamente.

En Estudi Dental Barcelona contamos con un equipo de sedación con óxido nitroso, el cual no ayudará a llevar a cabo los tratamientos odontológicos en aquellos pacientes que están más nerviosos o que tienen un cierto miedo o respeto a acudir al dentista.

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies