Carillas de composite, ventajas e inconvenientes

Los tratamientos de la odontología basado en la estética se han visto aumentados en la actualidad debido al mayor interés por parte de los paciente, no solo por mejorar la función sino también por mejorar el aspecto estético.

¿Qué son las carillas dentales?

Las carillas dentales son un tratamiento atractivo en odontología mediante el uso de varios materiales y técnicas. En general, los pacientes que tienen anomalías dentales en la zona anterior, como espacios interdentales, fracturas, restauraciones deficientes o cambios de color, están indicados para realizarse un tratamiento con carillas. 

Las carillas o también llamadas facetas son restauraciones que pueden ser realizadas de forma directa o indirecta sobre la cara vestibular de los dientes, normalmente de los dientes de la sonrisa, los anteriores.

El inicio de las carillas se obtuvo en los años 20, y gracias al desarrollo de técnicas adhesivas se aumentó tanto su indicación, como la fiabilidad o el pronóstico. El éxito de las carillas está asociado con el conocimiento del odontólogo, la técnica que utiliza, el material de restauración y la colaboración del paciente. 

Carillas de composite

Las carillas dentales pueden ser realizadas de dos materiales muy conocidos en la odontología:

  • La cerámica. Siempre se realizan indirectamente, en el laboratorio.
  • La resina compuesta (composite). Estas pueden realizarse directamente, a mano alzada, o de forma indirecta, en el laboratorio sobre el modelo.

Los protocolos de restauración dental con carillas directas de composite fueron realizados como una opción alternativa para los pacientes que no se pudieran permitir el alto coste de la cerámica. 

Las restauraciones con carillas de resina compuesta pueden ser realizadas sobre las superficies dentales que estén previamente preparadas o sin ningún tipo de preparación dental, solo con un agente adhesivo y la resina compuesta. No obstante, este tipo de restauraciones son llamadas mínimamente invasivas, funcionales y con una buena durabilidad que simulan a la perfección los tejidos naturales de los dientes y también la zona anterior. Los resultados estéticos de las carillas directa con composite son muy satisfactorios además con una adecuada óptica y unas propiedades físicas muy buenas. 

Las indicaciones principales de las resinas compuestas en los dietes anteriores, mediante la realización de carillas, son los pequeños diastemas, las restauraciones estéticas que se hayan filtrado, pequeñas alteraciones de color y forma, la finalización ortodóntica para dar homogeneidad a la estética del sector anterior, desgastes iniciales o moderados y pequeñas anomalías de posición.

Antes de iniciar el tratamiento con las carillas de resina compuesta, debe estudiarse el caso. Haciendo énfasis en la posición, color, forma y tamaño de los dientes, analizando la línea de la sonrisa y los dientes en su conjunto. Además, debe evaluarse la salud de las encías, así como el estado pulpar de los dientes mediante la toma de radiografías previas. 

Para realizar las carillas directas con resina compuesta en los dientes anteriores se realiza un proceso de estratificación. Este consiste en el uso de distintas capas de composite de varias opacidades y tonalidad para obtener un aspecto muy natural del diente o dientes involucrados.

La primera capa de la estratificación se realiza siempre con una dentina más opaca, a continuación la segunda capa fina de esmalte cromático donde existe aún una coloración, la tercera y penúltima capa va dirigida a un esmalte acromático con translucideces y finalmente la cuarta capa es una resina para poder dar ciertos efectos.  

Habitualmente, en las zonas anteriores se pueden realizar las carillas directas con guía o sin guía. La guía se refiere aluso de una llave de silicona confeccionada por el laboratorio o el mismo odontólogo la cual guiará en la anatomía del diente. Para realizarla primero se toma impresiones de alginato para realizar moldes de yeso. Una vez esto, se reconstruyen los dientes anteriores ya sea con resinas o cera, dándoles la forma que se desea. En este punto, se obtienen los modelos de los dientes del paciente con la forma deseada. Se toma una impresión con silicona pesada para marcar bien la nueva anatomía del yeso. 

Una vez confeccionada esta silicona, se aplican (en la parte de la silicona que representa la cara vestibular de los dientes) capas para luego llevarlo directamente a la boca y que quede adhesionado en el diente previamente preparado para la carilla de composite donde se procederá a la estratificación del composite.

Cuando las carillas se realizan sin guía, mediante la técnica directa es las que se hacen directamente sobre el diente confeccionando la forma según se van colocando las capas.

Se debe tener en cuenta que aunque las carillas son un tratamiento de elección para restaurar, bien por la falta de esmalte o bien por estética, no se debe olvidar que el mejor tratamiento es aquel que no se realiza, la preservación del órgano dental, conservando al máximo el diente y realizando tratamientos de prevención.

REFERENCIAS

  • Gomes G, Pedrigao J. Prefabricated Composite Resin Veneers – A Clinical Review. J Esthet Restor Dent. 2014; 26:302–313.
  • Goldstein RE. Odontología estética. Barcelona: Ars Medica; 2002
  • Mallat E. Fundamentos de la estética bucal en el grupo anterior. Barcelona: Quintessence; 2001.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies