Causas e indicaciones de la pulpectomía y pulpotomía en niños

El objetivo principal de los tratamientos pulpares en dentición temporal es mantener la integridad y la salud de los tejidos orales. Es deseable poder mantener la vitalidad de la pulpa de los dientes afectados. No obstante, un diente puede seguir siendo funcional después de haberse eliminado la pulpa parcial o totalmente.  

Las causas de lesión pulpar pueden ser varias, como las caries, los traumatismos o las técnicas operatorias iatrogénicas. 

En los objetivos de la terapia pulpar en un diente primario se destaca: 

  • Aumentar el tiempo de permanencia de estos dientes sin patología 
  • Preservar el espacio del arco dentario. 
  • Evitar alteraciones en la dentición. 
  • Prevenir la aparición de hábitos linguales u otras parafunciones (o intentar reducirlos). 
  • Evitar problemas de fonación. 
  • No perjudicar la estética. 
  • Evitar efectos psicológicos debido a pérdida de dientes. 

Es de gran importancia hacer un bien diagnóstico pulpar antes de realizar cualquier tratamiento. Siempre hay que seguir la historia clínica, el examen clínico y el examen radiológico. 

¿En qué consiste la pulpotomía y la pulpectomía? 

La pulpotomía, o también llamada biopulpectomía parcial, conlleva la amputación de la porción coronal de la pulpa dental afectada o infectada. El tratamiento de la superficie del tejido pulpar radicular remanente debe preservar la vitalidad y función de todo o parte de este tejido pulpar radicular. Se basa en el hecho de que la pulpa radicular permanece sana o es capaz de sanar después de la amputación de la pulpa coronal afectada o infectada. La formación de un puente dentinario puede cubrir la pulpa radicular.  

Esta se realiza en lesiones que alcanzan la pulpa cameral existiendo vitalidad de la pulpa radicular (pulpa radicular intacta). Algunas de sus indicaciones principales son las siguientes: 

  • Dolor no espontáneo ni persistente. 
  • Sin existencia de pulpitis radicular. 
  • No hay dolor a la percusión. 
  • Ausencia de absceso ni fistula. 
  • No existe reabsorción interna ni calcificaciones pulpares. 
  • El sangrado no es excesivo. 
  • El diente es restaurable y por lo menos existen dos tercios de la raíz (el diente está apunto de exfoliarse). 

La pulpectomía, biopulpectomía total o tratamiento de conductos, es la técnica indicada cuando hay cambios degenerativos pulpares en los tejidos radiculares. Es el tratamiento más complejo existente para conservar un diente primario. Comporta la extirpación de todo el tejido pulpar y está indicado cuando la pulpa radicular está infectada o necrótica. 

El pronóstico depende del grado de degeneración del tejido dental (cuanta más degeneración, peor pronóstico). Sus principales indicaciones son si: 

  • La pulpa radicular está inflamada (pulpitis irreversible) o necrótica. 
  • Existe dolor espontáneo o persistente. 
  • El diente puede ser restaurable. 
  • La hemorragia no es controlable por presión y esta es de color rojo oscuro. 
  • Existe movilidad (no fisiológica por reabsorción). 
  • Hay una pérdida ósea de tipo moderado. 
  • Presencia de absceso o fístula. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies