¿Cuáles son los distintos tipos de brackets que existen en ortodoncia?

Los brackets es la técnica de ortodoncia más convencional que nos permiten controlar de modo eficaz el movimiento y posición de los dientes. En la mayoría de casos se completa con brackets una primera fase de ortodoncia llevada a cabo con aparatología removible.

Los brackets y la ortodoncia en general, se utilizan para corregir la manera de morder u ocluir defectuosa, es decir, cuando los dientes están desalineados o torcidos. En algunos casos, los dientes están alineados porque han conseguido alinearse en el espacio de los maxilares, pero el maxilar superior y el maxilar inferior no encajan correctamente. Estos problemas de maxilares o alineación de los dientes pueden ser heredados o podrían ser consecuencia de una lesión, de la precoz o tardía pérdida de dientes, o hábitos con la lengua o chuparse el dedo entre otros.

Gracias a que los tratamientos de ortodoncia han incrementado su demanda, la investigación se ha visto obligada a evolucionar en el tipo de materiales y sistemas de ortodoncia, es por ello que hay diferentes tipos de brackets para tratamientos de ortodoncia, que se clasifican en función del material y la técnica usada para su confección.

Los brackets son un elemento indispensable cuando se tienen que mover los dientes hacia la posición correcta. Los brackets son pequeños instrumentos terapéuticos que utiliza el ortodoncista y adhiere de manera temporal a los dientes.

¿Qué tipos de brackets existen?

Cada tipo de bracket tiene unas características propias y ventajas adicionales. El ortodoncista siempre asesora y explica que tipo de bracket elegir para que se adapten mejor al presupuesto, las necesidades y las expectativas de cada uno.

  • Brackets Metálicos

Son los de uso convencional, los clásicos brackets de metal son la opción más económica de entre todas las clases de ortodoncia. Además, fue el primer tipo de bracket en aparecer. Está diseñado para resolver todo tipo de problemas de maloclusión y malposiciones dentarias, con la máxima seguridad y eficacia.

Esto tipo de brackets están fabricados de metal y llevan ligaduras, por lo que no son los brackets más estéticos y recomendados para los adultos. Contrariamente, es un tipo de bracket principalmente utilizado en niños, a los que les gusta dado que existe la posibilidad de elegir los colores de las gomas de las ligaduras.

  • Brackets autoligables Damon

La ortodoncia con brackets autoligables es un tratamiento indicado para pacientes que tienen especial prisa en obtener resultados rápidamente. Este tipo de brackets poseen una especie de anclaje que permite realizar movimientos muy rápidos en el diente.

Estos brackets se llaman así porque no necesitan ligaduras (unas pequeñas gomas) para fijarse al arco del aparato dental. Lo hacen a través de unas pequeñas pestañas o clips que van a lado y lado del bracket.

De este modo, los brackets autoligables ejercen mucha menor fricción y se consigue una mejor distribución de fuerzas, lo que garantiza un tratamiento de ortodoncia de la máxima comodidad y rapidez para el paciente.

  • Ortodoncia con brackets de Zafiro

Estamos ante la opción más estética dentro de los brackets tradicionales, y la más recomendable para adultos dada su excelente relación calidad-precio. Los brackets están fabricados con cristal de zafiro totalmente transparente, por lo que toman el color de tu diente y pasan mucho más desapercibidos que los metálicos.

  • Ortodoncia invisible – Invisalign

Este tratamiento consiste en una serie de férulas transparentes o alineadores, que se fabrican a medida de cada paciente y que se cambian cada quince días, logrando pequeños micro movimientos que con el paso del tiempo van colocando correctamente los dientes hasta lograr una sonrisa perfecta.

Otra de las principales ventajas de Invisalign es que es removible, se puede quitar para comer o para lavar los dientes. Es la clase de ortodoncia más cómoda, estética e higiénica, por lo que la convierte en la opción más cara.

  • Brackets linguales

La ortodoncia lingual estos brackets, que a veces también se llaman brackets invisibles o brackets internos, ya que se colocan en la cara interna de los dientes, ocultos a la vista y garantizando la máxima discreción.

A diferencia de otro tipo de ortodoncia, los brackets linguales están fabricados de manera individualizada a la forma de cada diente, adaptándose perfectamente a la boca de cada paciente y logrando unos resultados perfectos.

Los brackets están fabricados en oro y son muy finos por lo que no molestan a la lengua ni interfieren en el habla, aunque como con cualquier tipo de ortodoncia requieren de un tiempo de adaptación por parte del paciente.

2 Comentarios
  • jefferson
    26 septiembre, 2017 at 7:43 pm

    Muy bueno

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies