¿Qué es el esmalte dental y cuál es su composición?

El esmalte dental es el tejido más duro del organismo y constituye la capa más externa del diente. Se localiza en la totalidad de la corona dental, es decir, la parte visible del diente y se encuentra en contacto con el medio bucal.  

El esmalte maduro está compuesto por un porcentaje elevado de matriz inorgánica, cristales de hidroxiapatita (el mineral más duro del cuerpo humano), con minerales de calcio y fosfatos que le ofrece mayor resistencia. El esmalte tiene origen ectodérmico, acelular, avascular y sin inervación. El espesor máximo del esmalte es entre 2-3mm.  El esmalte se relaciona con el medio bucal en su superficie externa, con la dentina (capa intermedia del diente) y con el cemento su parte cervical de la corona, es decir, en el cuello dentario donde se inicia la raíz.

Entre las propiedades físicas del esmalte encontramos su elevada dureza gracias a su alto contenido mineral y organización de los cristales. El color varía entre el blanco amarillento a gris, presenta translucidez, escasa permeabilidad y alta radiopacidad. De manera que, el color de la capa subyacente al esmalte, es decir, la dentina, es la que determina el color al diente y se trasluce a través del esmalte.

El esmalte está compuesto químicamente por un 1% de matriz orgánica, un 3% de agua y un 96% de matriz inorgánica. Histológicamente, el esmalte está constituido por una unidad estructural básica conocida como el prisma del esmalte que forma la matriz extracelular mineralizada. En cambio, la zona de la periferia de la corona dental y la zona de unión esmalte-dentina, están constituidas por esmalte aprismático.

Con el paso del tiempo, el esmalte sufre un desgaste fisiológico normal, producido por las fuerzas de la masticación. Este proceso de desmineralización del diente puede verse agravado diferentes factores como, por ejemplo, el consumo de cítricos u otros alimentos o bebidas ácidas, con alto contenido de azúcares como los refrescos etc.

La desmineralización del diente aumenta la susceptibilidad del mismo a originar caries u otras patologías dentarias. Este proceso deja los dientes en ausencia de su principal capa de protección e indefensos ante el ataque de las bacterias. El metabolismo de las bacterias orales da lugar a unos productos ácidos que atacan a los dientes, de manera que sin la capa resistente de esmalte, éstos se encuentran más propensos a desarrollar caries dental.

Los especialistas de nuestra clínica dental Estudio Dental Barcelona aconsejan en estos casos insistir y tomar conciencia de la importancia que tiene el tener buenos hábitos de higiene oral diaria para mantener limpios los dientes y protegerlos del ataque de las bacterias.

Asimismo, aconsejan la utilización de pastas dentífricas fluoradas, pues el flúor es un componente que tiene propiedades antimicrobianas remineralizante del diente, de manera que, lo protegen y refuerzan su capa de esmalte. Como también, recomiendan realizar limpiezas orales profesionales en clínica dental anualmente, para poder extraer en profundidad la placa bacteriana y el cálculo que se deposita en los dientes y en la encía con el paso del tiempo. Todo ello es muy importante para poder conservar a largo plazo en el mejor estado nuestra dentadura y tener un cuidado de nuestra salud oral y general.

2 Comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies