¿Existen los brackets estéticos?

Los brackets son dispositivos que se cementan al diente que junto con elementos activos y de transición generan fuerzas y son trasmitidas a los dientes con el fin de moverlos en su posición correcta. 

En los últimos años, los requerimientos estéticos por parte de los pacientes (sobretodo los adultos), han conducido a la fabricación de aparatología con brackets más disimulados, los brackets estéticos. 

Los brackets estéticos son unos brackets realizados con un material estético como la porcelana, el metacrilato o una mezcla de ambos que hacen que luzcan disimulados. 

Inicialmente se diseñaron de porcelana y para unirlos al diente se utiliza composite produciendo una unión íntima entre esmalte y porcelana. Esto hace que en el momento de retirarlos haya mayor dificulta y se puedan producir fracturas en el esmalte. En la actualidad se siguen fabricando pero con rugosidades en la base para favorecer una adhesión mecánica. 

Los brackets estéticos de metacrilato son más económicos, no producen problemas en el momento de desinsertarlos y no provocan desgastes, ni abrasiones en los dientes antagonistas, pero permiten un menor control de la información que se quiere transmitir. 

¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de los brackets estéticos?

Los brackets estéticos son muy demandados en la actualidad de la odontología ya que tienen numerosas ventajas. 

Este tipo de brackets estéticos se llaman así ya que su color es trasparente o traslúcido por lo que se disimula correctamente con el color del diente, haciendo que la estética del paciente no se vea comprometida. De esta forma da una armonía a la sonrisa y hace que exista una seguridad a la hora de hablar. Además, estos brackets son mucho más cómodos que los convencionales porque irritan menos a la encía y a la mucosa oral que los brackets metálicos. Los brackets estéticos son igual de eficaces que los tradicionales. 

El principal inconveniente es la tinción. Las gomas de los brackets estéticos se manchan con facilidad y estas son más visibles, por lo que requieren cambiarlas a menudo para no empeorar la estética importante para el paciente y realizar una perfecta higiene bucodental en casa. También, los brackets de estos tipos de materiales suelen tener un coste adicional respeto a los brackets metálicos convencionales. Finalmente con este tipo de brackets se necesita un poquito más te tiempo para conseguir los mismos resultados que con los tradicionales. 

Es importante tener en cuenta que una vez empezado el tratamiento con ortodoncia, es imprescindible acudir a las visitas periódicas con el ortodoncista para garantizar el objetivo del tratamiento. Además, de seguir las pautas ofrecidas por el especialista para poder llevar al día el tratamiento. Una vez terminado el tratamiento de ortodoncia, los retenedores serán la mejor opción para mantener una estabilidad de los resultados a largo plazo. 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies