¿Cómo prevenir la fluorosis dental en niños?

El flúor es un elemento químico que se encuentra localizado en la tabla periódica de los elementos, en el número 9. Se trata de el elemento más reactivo químicamente y su combinación natural más importante es fluoruro cálcico (CaF2). 

Este elemento se encuentra en la naturaleza, en los minerales y los de origen volcánico, que contienen fluoruros. También se encuentra en el agua, tanto del mar (en concentraciones de 0’8-1’4 ppm, partes por millón) como en el agua bebida (variando su concentración según las partes del mundo). En los alimentos, el flúor se encuentra con mayor concentración en el té, las espinacas, los tomates y las lentejas. 

Cabe destacar que la combinación de la ingesta de agua fluorada y  el consumo de ciertos alimentos puede tener efectos tanto útiles como perjudiciales.  

El flúor se adquiere por nuestro organismo a partir de la vía digestiva, mediante la absorción y la distribución por la sangre a todo el organismo. El flúor se deposita principalmente en los tejidos duros (hueso y dientes) y el resto es eliminado vía renal.  

Durante el período de calcificación de los dientes (antes de los 13 años), el flúor ingerido puede combinarse con los cristales de hidroxiapatita de los dientes (cristales que forman el esmalte dental) y formar la fluorohidroxiapatita o fluoroapatita que mejora la cristalización y la resistencia. Después de los 13 años, el flúor se administra de forma tópica para potenciar la acción remineralizadora. 

¿Qué es la fluorosis dental?

Si las dosis de flúor sobrepasan las recomendadas, se produce una intoxicación. Las consecuencias de ella dependen de la intensidad y de la frecuencia con la que se ha producido la sobredosificación. 

La fluorosis dental es una manifestación clínica con hipocalcifiación de los dientes (poca calcificación) debida a un consumo excesivo de flúor en edades preeruptivas (antes  de los 13 años) con la ingesta de agua fluorada (más de 2 ppm) de forma prolongada. Los niveles óptimos de flúor son entre 0’8 y 1’2 ppm.  

La fluorosis dental puede ser clasificada, según el índice de fluorosis de Dean en: 

  • 0 (normal): si el esmalte presenta translucidez normal. 
  • 1 (cuestionable): si el esmalte presenta pequeñas manchas blancas. 
  • 2 (muy leve): si las áreas blancas no ocupan más del 25% de la superficie del esmalte. Manchas en las cúspides de los premolares y segundos molares. 
  • 3 (leve): las opacidades más extensas no superan el 50%. 
  • 4 (moderada): el esmalte está afectado en su totalidad y se observan mancas de desgaste. 
  • 5 (grave): tota la superficie del esmalte está afectada y está comprometida la forma anatómica. 

¿Cómo se puede evitar la fluorosis dental?

La fluorosis dental se puede prevenir si se vigila mucho la ingesta de los niños. Por debajo de los 5 años, los niños no pueden rever flúor de forma sistémica por encima de las dosis terapéuticas. Evitar la ingesta de más de un preparado sistémica. Ya que si se administra más de un preparado, la aparición de fluorosis dental es más frecuente. 

La fluorosis dental es excepcional si solamente el niño recibe aportaciones tópicas de flúor. Se tiene que vigilar la ingesta de dentífricos y colutorios ya que la concentración de flúor en ellas es elevada. Es por esto, que se recomienda que los niños utilicen pastas dentales específicas para su edad. 

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies