Qué es la caries dental y cómo prevenirla

La caries dental es una enfermedad multifactorial de tipo infeccioso. Depende del huésped, de los microorganismos, de la dieta y del tiempo. Esta enfermedad tiene como característica principal la destrucción de los tejidos dentales, debida a la acción que tienen los ácidos provenientes de las bacterias en la placa dental. 

La enfermedad de la caries se desarrolla como un proceso episódico y clínico. En ella coexiste un balance entre la desmineralización y la remineralización del esmalte dental. En existencia de un desequilibrio, se favorece la fase de la desmineralización del tejido duro, siendo causada por los ácidos producidos por las bacterias cariogénicas. 

Las caries pueden ser clasificadas, según Black, en 5 tipos: 

  • Clase I: está en la superficie oclusal del diente, por donde se mastica. 
  • Clase II: se localiza en la zona interproximal de los dientes posteriores (los molares y los premolares). Incluye la superficie oclusal y la superficie proximal, superficie entre los dientes. 
  • Clase III: se sitúa en la zona interproximal del sector anterior (los caninos y incisivos) sin afectar el borde incisal, por donde se corta. 
  • Clase IV: este tipo se ubica en la zona interproximal de los dientes anteriores y en esta clase sí hay afectación del borde incisal. 
  • Clase V: se encuentra en la superficie cervical de los diente, en el cuello del diente. 

¿Cuáles son los síntomas de la caries dental?

La caries dental no suele tener sintomatología, es decir cuando hay una caries en un diente el paciente no tiene molestias ni ningún tipo de dolor. Solamente en estadios más avanzados el paciente puede presentar síntomas. 

Generalmente uno de los primeros síntomas de la caries dental es un dolor agudo, como sensibilidad en tomar alimentos y bebidas frías. Si la lesión avanza, el dolor cada vez es más intenso y contante.  

En ocasiones, la comida entre los dientes cuando existe caries puede ocasionar molestias en esa zona en concreto por lo que es importante usar el hilo dental para evitar la formación de caries en estas zonas también.  

Si la caries ha llegado a la pulpa, coloquialmente conocida como nervio dental, el dolor es intenso e incluso puede ser irradiado a otras zonas vecinas. Además, el paciente puede tener sintomatología al masticar ya que la infección ha llegado a la zona del periapice y está el ligamento periodontal inflamado. 

¿Qué tratamientos se pueden efectuar ante la caries dental?

Antes de realizar cualquier tratamiento es de gran importancia realizar una buena historia clínica. Además, una exploración detallada y concisa junto con una las pruebas complementarias pertinentes, como radiografías y pruebas de vitalidad dental. De este modo se realiza una diagnóstico de certeza y se elimina cualquier tratamiento erróneo que pueda ser efectuado. 

El tratamiento por excelencia de la caries dental es la realización de una obturación para poder eliminar la caries, si esta únicamente afecta al tejido del esmalte o a la dentina. La obturación, conocida también como empaste, es la eliminación del tejido cariado, la limpieza de la caries en el diente y el relleno de la cavidad donde la caries la ocupada con un material biocompatible resistente a las fuerzas masticatorias. 

En ocasiones, la caries dental solo existe en una superficie muy pequeña del esmalte y en estos casos el tratamiento indicado es realizar controles y fluorización periódicas para poder remineralizar el esmalte de la zona afectada. 

Si la caries está en una fase avanzada y se ha diagnosticado que hay una afectación pulpar, en la mayoría de casos será conveniente realizar una endodoncia para eliminar la infección cariosa que ya se ha instaurado en la pulpa dental. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies