Se me ha roto un diente, ¿qué tengo que hacer?

Los dientes se pueden romper por varias razones, habitualmente la fractura de los dientes se producen en los niños o en los jóvenes que practican algún deporte de riesgo. En los niños la afectación del traumatismo dental es aproximadamente del 30% con dentición de leche, la cifra disminuye en la dentición definitiva hasta el 22%.

En la práctica de deportes de riesgo, como el boxeo o el rugby, desde Estudi Dental Barcelona, recomendamos el uso de protectores bucales. Este tipo de protector es especializado para la práctica de deporte y tiene como finalidad evitar prevenir lesiones bucales, en las cuales se incluye una fractura dental. 

¿Qué tengo que hacer si se me ha roto un diente?

Ante una fractura de un diente es de especial interés acudir a la clínica odontológica para prevenir lesiones mayores y obtener un buen pronóstico. El tratamiento de las fracturas dentales puede variar en función de varios factores como del tiempo que ha pasado, del diente involucrado o del tipo de fractura dental. 

Una vez se acude a la consulta odontológica se realiza una historia clínica del paciente con todos los datos de interés se explora detalladamente al paciente haciendo énfasis en la zona afectada. Habitualmente se realizan algunas pruebas complementarias como la radiografía, para ver la afectación de la raíz, o pruebas de vitalidad dental para saber como está la pulpa dental. En los niños es importante observar y tomar radiografías para poder ver si el germen del diente definitivo ha sido afectado o no.  

Las fracturas dentales pueden ante un traumatismo pueden ser clasificadas de varias formas, como por ejemplo la localización de la fractura. Así pues, las fracturas pueden afectar solamente al esmalte, la fractura puede ser más grande involucrando toda la corona con o sin afectación de la pulpa dental. En situaciones más avanzadas existen las fracturas radiculares o coronorradiculares. Finalmente, se puede producir una luxación o avulsión del diente. 

Una vez diagnosticada la fractura y el tipo que es el tratamiento de esta varía en función de la edad y dentición, temporal o definitiva. El tratamiento a realizar puede variar desde un simple pulido del esmalte o una reconstrucción del diente afectado hasta una endodoncia del diente afectado y una posterior colocación de una incrustación dental o una corona, o en casos más graves en los que el diente está comprometido la exodoncia puede ser el tratamiento de elección. 

Ante una afectación del esmalte pueden aparecer pequeñas fisuras o facturas en él. Para tratar esta afectación el tratamiento consiste en realizar un pulido de la superficie del esmalte afectada y de esta forma poder regularizar los bordes cortantes.

Si la fractura no afecta solo al esmalte sino que también la dentina está involucrada en la parte coronal pero la pulpa no está afectada, el tratamiento de elección consiste en realizar una obturación o reconstrucción del diente (deponiendo de la cantidad de tejido afectado) con resina compuesta mediante técnicas adhesivas. En ocasiones, en estos tipos de fracturas la pulpa de diente se ve afectada con una sensibilidad aumentada o una vitalidad negativa, por lo que en la mayoría de estos casos el tratamiento indicado es la realización de una endodoncia con una posterior restauración para proteger el diente, ya sea con la colocación de una incrustación o una corona dental. 

En la dentición decidua si existe una exposición pulpar en las fracturas dentales coronales el tratamiento conservador puede variar de una pulpotomía (extirpación de la cámara pulpar del diente) o una pulpectomía (extirpación de toda la pulpa dental).

Las fracturas dentales en las que está afectada tanto la corona como la raíz del diente, dependiendo del grado de afectación puede realizarse un alargamiento de corona para poder exponer la base de la fractura y reconstruir el diente o si la afectación dental es muy apical la extracción del diente afectado es la indicación más favorable de tratamiento. 

En ocasiones, pueden producirse luxaciones o avulsiones de los dientes. Las luxaciones dentales son lesiones que pueden afectar a la pulpa dental y al ligamento periodontal. Las avulsiones se refieren a la completa separación del diente de su alveolo. El pronóstico y el tratamiento de este tipo de afectaciones puede variar en función de muchos factores, algunos de los tratamiento puede ser la ferulización del diente una vez colocado en su alveolo o exodoncia al diente y rehabilitar protésicamente la pérdida dental. 

En casos más severos puede aparecer una fractura del proceso alveolar. El tratamiento de estas afectaciones es más compleja y necesita de la avaluación e intervención por parte de un especialista en cirugía o maxilofacial.

Es de especial interés que después de efectuar el tratamiento más indicado para cada tipo de fractura dental, se acuda a las citas de control que el odontólogo ha programado. Las visitas periódicas se suelen realizar sobretodo en los tres primeros meses posteriores a la fractura dental. En estos controles se realizan exploraciones clínicas y radiológicas para poder evaluar el pronóstico del diente, la vitalidad de este y observar la evolución de la zona afectada. 

REFERENCIAS

  • Andreasen JO, Andreasen FM, Andersson L. Textbook and color atlas of traumatic injuries to the teeth, 4th edn. Oxford, UK: Wiley‐Blackwell; 2007.
  • Canalda C, Brau E. Endodoncia : técnicas clínicas y bases científicas. 3a ed. Barcelona: Elsevier; 2014.
  • Di Angelis A, Andreasen J , Ebeleseder K, Kenny D, Trope M, Sigurdsson A, et al. International Association of Dental Traumatology guidelines for the management of traumatic dental injuries: 1. Fractures and luxations of permanent teeth. Dent Traum. 2012; 28: 2–12.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies