El trismus dental, causas y tratamiento

Trismo, o trismus dental, hace referencia al síntoma caracterizado por la reducción de apertura de la boca causado ​​por el espasmo de los músculos de la masticación, o puede referirse en general a todas las formas de limitación o dificultades para la apertura de la boca.

El trismo es un síntoma común de gran variedad etiológica como, por ejemplo, la enfermedad del tétano, la tensión nerviosa, problemas neurológicos etc.

Los factores que causan el trismus dental pueden ser de naturaleza infecciosa (como la periocoronaritis), por inflamación de los músculos masticatorios, por una disfunción de la articulación de la mandíbula (articulación temporomandibular) y también puede ser una consecuencia del bruxismo (hábito de apretar los dientes).

Otras causas de la pueden ser: traumatismos, tumores, el tratamiento de radioterapia y quimioterapia, artritis o disfunción del sistema nervioso central (como por ejemplo un infarto). Entre las enfermedades neurológicas podemos destacar los accidentes cerebrovasculares, Parkinson y procesos tumorales. Y entre las enfermedades autoinmunes, se encuentran la artritis reumatoide o la esclerodermia.

La administración de algunos fármacos también lo pueden ocasionar ya que, de forma directa o indirecta, afectan a la articulación de la mandíbula, desencadenando la aparición de trismus dental como reacción defensiva.

Las causas infecciosas son las más frecuentes y las causas tumorales representan un factor más probable en la producción de trismus dental, como los localizados cerca de la región de la articulación de la mandíbula.

Por último, existen las causas yatrogénicas tras la incorrecta realización de la anestesia del nervio que inerva la mandíbula o por la aplicación del anestésico a temperaturas bajas o bien con dosis elevadas de vasoconstrictor (un componente de la anestesia) que desencadena una respuesta del músculo en forma de contractura.

Tratamiento del trismus dental

El tratamiento depende de la causa del trismo. Los exámenes para diagnosticar la causa deben ser lo más pronto posible. De lo contrario, la situación del paciente puede empeorar y esto hace que el tratamiento sea más difícil.

En los casos debidos a causas locales, el tratamiento incluye distintas posibilidades, desde antibióticos y drenajes en los procesos de naturaleza infecciosa, pasando por tratamientos sintomáticos como analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares y aplicación de calor en la articulación, hasta tratamientos quirúrgicos de mayor relevancia en los casos de tumores o cánceres responsables de la aparición del trismus.

Existen muchos dispositivos que pueden ser utilizados para abrir la boca poco a poco. Varían en coste, función y lo bien que funcionan. No se prescriben en todos los casos. lo más recomendable es realizar ejercicios de apertura y cierre bucal entre otros, varias veces al día. En casos más graves, se debe prescribir terapia física y relajantes musculares.

Un profesional de la salud debe evaluar cualquier episodio de trismo, sobre todo si es repentino. Si se tiene problemas para abrir la boca, es importante acudir cuanto antes al dentista para que pueda ser tratado. Los especialistas en dolor bucofacial (boca y la cara) están específicamente capacitados para diagnosticar e indicar el mejor tratamiento este problema.

2 Comentarios
  • Manuel
    6 diciembre, 2017 at 7:26 pm

    Buenas mi nombre es Manuel y hace como un mes me estrajeron una muela y desde entonces no puedo abrir bien la boca a causa del dolor que me proboca en la mandibula y el dentista me dijo que era un trismo y no me dan solucion. Alguien me puede decir que debo hacer?

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies