Uso de colorímetros en odontología, ¿en qué consiste la toma de color en estética dental?

En la actual odontología estética uno de los aspectos más importantes es la determinación del color y su reproducción.  

La medición y determinación del color se realiza en tres dimensiones del color: 

  • Hue o tono. Se conoce como el dolor y está relacionado con la longitud de onda de la radiación lumínica que ser observa. 
  • Value o luminosidad. Expresa la cantidad de luz que contiene. 
  • Chroma o saturación. Se refiere a la cantidad de tinde que contiene el color. 

La selección del color de forma visual depende de tres principales factores: el observador, el objeto y la fuente de luz. La selección del color se considera una medición subjetiva ya que está caracterizada por una alta variabilidad entre el mismo y distintos examinadores, debido a dificultades como la iluminación y problemas del operador: fatiga de la visión, la edad, poca experiencia o daltonismo. La fuente de luz ideal son un 5500 K, que equivalen a un día soleado a las 12 horas del mediodía. 

Como existen muchas variabilidades dentro de estos principales factores, se ha diseñado  la medición instrumental del color mediante la cual las lecturas son objetivas, reproducibles y más rápidas de tomar. Dentro de los métodos instrumentales actuales para la medición del color se encuentran: los colorímetros, los espectrofotómetros y las cámaras digitales con sistemas de imagen. 

Los colorímetros son instrumento diseñados para la medición directa del color. Estos instrumentos  miden valores triestímulos, utilizando tres filtro del campo visible: rojo, verde y azul (según el sistema CIE). Se trata de instrumentos fáciles de utilizar y menos costosos que los espectrofotómetros.  

¿En qué consiste la toma de color en estética dental? 

La toma de color puede realizarse de forma visual o mediante medición instrumental, como los colorímetros. 

La toma de color de forma visual, se inicia con la limpieza de la superficie el diente, eliminando las pigmentaciones, la placa, el carro y todos los elementos que alteran el color natural del diente. A continuación, se coloca la luz apropiada y se procede a observar el diente en períodos cortos (de menos de 15 segundos, para evitar la fatiga cromática del ojo) y a buscar en la guía de color, el que más se aproxime al color del diente. Es de importancia mantener el diente hidratado o durante el proceso de la toma de color, para evitar que se seque y que el dolor del diente sea más blanco.  

Entre observación y observación, es conveniente qe el profesional observador descanse la vista fijándola en una superficie lisa de un color suave, preferentemente azul claro.  

Son de ayuda la realización de fotografías durante la selección para poder comparar los colores en la pantalla. 

La toma de color instrumental, se realiza mediante los instrumentos específicos para la toma de color (colorímetros, espectrofotómetros o cámaras digitales). Se posicionan en la zona más plana del diente y sale numéricamente el color en la pantalla del instrumento. De esta forma, la toma de color es objetiva. 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies