Go to Top

¿Cuándo es necesaria la extracción profiláctica de las muelas del juicio?

La erupción de los dientes se da en edades comprendidas entre los 4 hasta los 7 meses. Sin embargo, los terceros molares también llamados cordales o de la forma más conocida (muelas del juicio) son las últimas en erupcionar y también las últimas en ocupar su posición en la cavidad bucal. Suelen erupcionar alrededor de los 18 años, se dice que es cuando alcanzamos el juicio de allí proviene el nombre de estas.

Deben erupcionar 4, en total, dos en maxilar superior a lado y lado, y otras dos en el maxilar inferior o mandíbula también a lado y lado. En caso de que erupcionen de forma alineada con el suficiente espacio, estas no supondrán un inconveniente ni serán la causa de posibles patologías orales.  Aunque esta correcta erupción es un hecho que no se da de forma muy frecuente.

Lo más usual es que erupcionen de forma torcida incluso llegando a tener una localización totalmente horizontal o formando un ángulo con el que realizan presión a las otras muelas o a la misma estructura ósea, al erupcionar en esta forma ejercen una presión excesiva que es la causa de alteraciones en dientes contiguos, y causantes de patologías como caries y acumulo de placa bacteriana ya que es de difícil acceso para poder higienizar la zona. Además del compromiso que existe en la mandíbula por el paso de la inervación, en estos casos es importante realizar la extracción de estas.

Otro motivo para realizar la extracción de las muelas del juicio es cuando erupcionan de forma parcial, también serán propensas a presentar caries. Esto sucede porque no tienen el espacio necesario en la cavidad oral para que lleguen a salir por completo.

El odontólogo cirujano es quien determinará el pronóstico de estas muelas y por lo tanto quien mejor asesora en cuanto a si extraer o no, realizara una ortopantomografía (una radiografía de toda la boca) para ver el estado en que se encuentran tanto de erupción como de localización, aunque siempre es aconsejable extraerlas antes que causen algún tipo de problema.

Casos en los que no hace falta la extracción:

  • Presencia de muelas del juicio sanas
  • Han erupcionado en su totalidad
  • Tienen una posición correcta
  • Higienizarlas no representa una dificultad.

Si se llega a efectuar la extracción de las muelas del juicio, se anestesiará la zona donde se encuentran las muelas en cuestión. La duración de la intervención ira muy condicionado por la dificultad de la posición. Sí han salido por completo siempre será más fácil el acceso, que si no lo han hecho.

Pasadas 24 horas de la intervención quirúrgica se puede dar:

  • Sangrado para ello se recomienda apretar una gasa en la zona de la extracción e ir cambiándola cada 30 minutos aproximadamente o antes en caso que este empapada.
  • Inflamación alrededor de la zona tratada para su disminución una buena opción es aplicar hielo envuelto en un paño y siempre con periodos de descanso.
  • Dolor, nuestro dentista dará pauta antibiótica y antiinflamatoria por si presencia de dolor, normalmente para el dolor indicará ibuprofeno nunca aspirina ya que estimulara el sangrado ya que se trata de un medicamento que tiene efecto anticoagulante.
  • Inclusive hematomas si la intervención ha sido de larga duración.

Además se darán una serie de consejos como cese de hábito tabáquico en caso de que se fume, y llevar una dieta blanda. Y realizar la higiene oral de manera muy cuidadosa. A la mínima molestia o si perdura el sangrado el paciente debe acudir a la consulta para comprobar que todo esté dentro de lo normal en cuanto a cicatrización y coagulación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>