¿Qué es el sarro dental y cuáles son sus consecuencias?

El sarro, también llamado tártaro o cálculo dental, es una mezcla de restos alimenticios, desechos celulares, sales minerales y millones de bacterias, que se adhieren de manera gradual sobre los dientes, dañándolos y haciendo que su apariencia sea muy desagradable.

El acúmulo de sarro dental incrementa los riesgos a la salud principalmente de dientes y encías, debido a que puede desencadenar graves patologías orales como la caries o enfermedades periodontales (afectan a la encía y al hueso). Asimismo, el acúmulo de este sarro puede llegar a cambiar notablemente la apariencia de los dientes generando también, un problema estético.

El sarro se forma cuando los minerales de la saliva facilitan el depósito gradual de las bacterias de la placa, a lo largo del margen de las encías. Estos depósitos de sarro son duros y de color blanco amarillento, y con el paso del tiempo se puede teñir de colores más oscuros con pigmentos del café, té, vino, tabaco, etc.

Una vez que el sarro inició su formación, el cepillado dental no lo puede remover, por lo que es necesaria una limpieza profesional realizada por el dentista para eliminarlo.

Consecuencias negativas del sarro

El problema del sarro radica en que se trata del hábitat ideal de las bacterias que causan todo tipo de enfermedades dentales, de este modo aquellas personas que cuentan con sarro en el esmalte (capa externa) dental, tendrán más posibilidades de desarrollar patologías orales tan conocidas como la caries o la gingivitis. Por otra parte, hay que añadir también que el sarro afecta a la estética dental del paciente y es que estamos ante un depósito duro de color amarillento que compromete la sonrisa del paciente.

Es evidente que estamos ante una serie de consecuencias negativas que afectan seriamente la salud bucodental del paciente, por ello, es imprescindible acudir regularmente al dentista par su eliminación con un aparato de ultrasonido.

En este sentido, hay que hablar de la importancia del cepillado dental después de cada comida y es que este proceso tiene la finalidad de eliminar tanto la placa como los restos de alimentos que quedan alojados en el interior de la boca. Un error muy común, es pensar que únicamente con el cepillado dental se realiza una limpieza completa, y sin embargo, existen zonas donde el cepillo no tiene acceso y es necesario el uso del hilo dental y cepillos interproximales, para limpiar el espacio entre los dientes, y el uso complementario del enjuague bucal.

Finalmente, hay que mencionar la importancia de la limpieza profesional como recurso para acabar con el sarro, siendo este un sencillo proceso que se lleva a cabo en una clínica dental y que consiste en eliminar el sarro a través de un aparato de ultrasonido.

Estamos ante una intervención muy recomendable y por ello se aconseja llevarla a cabo semestralmente, siendo además una de las técnicas más efectivas a la hora de prevenir nuestra boca de todo tipo de enfermedades bucodentales.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies