¿Cómo afectan los trastornos alimenticios la salud dental? 

Los trastornos alimenticios que existen en la actualidad son la anorexia, la bulimia y los trastornos compulsivos alimenticios. Todos estos tres afectan de una forma negativa a la salud del propio organismo y, además, tiene un grave efecto negativo en la salud bucodental. 

La anorexia es el miedo extremo y descontrolado que tienen las personas que la sufren a aumentar de peso. Estas personas limitan su ingesta de comida, aunque estén extremadamente delgadas. Además, realizan ejercicio físico en exceso para disminuir de peso. 

La bulimia se caracteriza por la ingesta compulsiva de comida con un acto seguido de vómito de forma provocada para eliminar los alimentos del cuerpo y evitar que aumenten de peso. 

Los pacientes con trastornos compulsivos alimenticios son adictos a la comida. Comen en exceso durante unos períodos de tiempo muy cortos ya que no son capaces de controlar los impulsas aunque sienten culpabilidad.  

¿Qué efectos provocan los trastornos alimenticio en la salud?  

Los trastornos de la alimentación afectan de forma sistemática a todo el organismo humano. Se caracterizan por presentar una pérdida de peso, el cabello se va debilitando y se va perdiendo, estos trastornos pueden llegar a provocar estreñimiento a largo plazo, además de irregularidades en los ciclos menstruales y pueden llegar a producir problemas cardíacos e insuficiencia renal que pueden comprometer la vida de la persona que lo padece. 

A nivel bucodental, los pacientes pueden presentar una disminución de la saliva y por lo tanto tener la boca seca y los labios secos. Si además presentan una higiene oral deficiente, tienen un mayor riesgo de padecer enfermedad periodontal la cual afecta a los tejidos de soporte del diente. 

Los vómitos recurrentes o repetitivos de la bulimia hacen que el ácido estomacal en contacto con la superficie dental erosione los dientes y haya una exposición de la dentina y, por lo tanto, exista hiperestesia dentinaria. Los dientes se observan desgastados y con un tono amarillento, haciendo que la estética dental se vea alterada. 

Si justo después de vomitar los pacientes se cepillan los dientes, puede hacer que los daños se agraven. El cepillado junto a la acidez pH ácido en la superficie el diente aumenta la acción erosiva. 

Los atracones de los pacientes bulímicos suelen ser con alimentos de gran contenido de carbohidrato, los cuales pueden ser digeridos por las bacterias cariogénicas y producir caries.  

¿Cuál es el tratamiento más indicado?

Es muy importante poder identificar los signos bucales que presentan los pacientes junto con una historia clínica detallada y específica. De esta forma, se puede analizar, identificar el trastorno que se padece y recomendar el tratamiento con un profesional de la salud mental. 

Además, odontológicamente el tratamiento suele ser preventivo y restaurativo. Se dan instrucciones de higiene bucodental, recomendando a los pacientes bulímicos esperar un mínimo de 30 minutos en cepillarse los dientes para que la actividad erosiva no aumente.  

Se pueden hacer controles con aplicación de flúor para aumentar la resistencia del esmalte. Es importante, tratar adecuadamente lo pacientes con disminución de la salivación e la hiperestesia dentinaria con las sustancias pertinentes. El tratamiento restaurativo puede ser de utilidad para no agravar los desgates. 

Es de gran importancia realizar controles de forma periódica con el odontólogo para prevenir los efectos y poder mantener una excelente salud bucodental. 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies