¿Qué es el hidróxido de calcio en odontología?

El hidróxido de calcio es un polvo de color blanco que se obtiene mediante un proceso de calcinación a partir del carbonato de calcio. Después de proceder a su transformación en óxido de calcio y una la final hidratación del óxido. 

El pH de este hidróxido es muy alcalino, de unos 12’4, poco soluble en agua, y gracias a su disociación de los iones en iones de calcio e hidroxilo, posee una cualidades biológicas, antimicrobianas y mineralizadoras sobre los tejidos. 

Es considerado un medicamento de elección en endodoncia para realizar protección pulpar tanto de forma directa como indirecta.  

¿Cuáles son las propiedades del hidróxido de calcio?

El hidróxido de calcio es un medicamento con muchas propiedades beneficiosas. 

  • Reduce la inflamación. 
  • Antibacteriano. Mediante la actividad enzimática de la bacteria es inhibida. Puede proporcionar una esterilidad de hasta un 88% de los conductos radiculares. 
  • Inactiva sustancias orgánicas que pueden quedar en los conductos radiculares. 
  • Favorece la disolución del tejido pulpar, al combinarlo con el hipoclorito de sodio (sustancia irrigadora durante la endodoncia). 
  • Estimula la calcificación, activa los procesos de reparación por actividad de los osteoblastos (células formadoras de hueso) al aumentar el pH de los tejidos dentales. 
  • Destruye el exudado. 
  • Reduce la sensibilidad por lo que mejora la acción de la anestesia local. 
  • Previene o controla el dolor postoperatorio, gracias a su acción antimicrobiana y antiinflamatoria. 

¿Qué aplicaciones tiene el hidróxido de calcio en odontología? 

Las aplicaciones clínicas del hidróxido de calcio son: 

  • Recubrimiento pulpar indirecto. Se puede aplicar cuando existen caries profundas o transparencias de la pulpa dental ya que induce la reparación y la formación de dentina secundaria. 
  • Recubrimiento pulpar directo. Si la exposición de la pulpa es de 0’5 a 1’55 milímetros, se puede poner en pulpas de dientes permanentes que sean jóvenes. 
  • Pulpotomía. El hidróxido favorece la formación de una barrera de tipo cálcico por amputación de la pulpa. 
  • Solución irrigadora. Si se aplica mediante una preparación en solución del 3 al 5% puede actuar como agente de lavado y arrastra el material que se ha necrosado. 
  • Control de exudados. Como el hidróxido de calcio es poco soluble en agua, produce un gel sobre el exudado que a largo plazo forma un trombo. 
  • Medicación intraconducto. Puede ser el medicamento de elección para la cura temporaria y permanecer en el diente durante 5 días. De esta forma, activa la transformación del pH ácido de los tejidos en un pH alcalino. 
  • Rizogénesis. Se define como el proceso de formación radicular del diente. La mejor opción endodóntica en estos casos es estimular la continuación del desarrollo radicular con cementos que contengan hidróxido de calcio. 
  • Tratamiento de dientes con desarrollo radicular incompleto. El hidróxido de calcio crea un ambiente adecuado para que las células realicen el cierre del ápice.  

El hidróxido de calcio es uno de los materiales más empleados en el ámbito de la odontología gracias a sus propiedades antibacterianas y mineralizadoras sobre los tejidos. 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies