Alteraciones y anomalías de la erupción dental en niños, causas y soluciones

La erupción dental de los dientes temporales comienzan a hacer su aparición en boca a los 6 meses de edad.

Pueden considerarse totalmente normales pequeñas variaciones individuales a las que frecuentemente se les atribuye una influencia genética. De todos modos, entre los 24 y los 36 meses ya existen los 20 dientes de la dentición temporal, en que cada hemiarcada está formada por dos incisivos, un canino y dos molares.

Alteraciones y anomalías de la erupción dental en niños

Las principales patologías locales de la erupción dental en niños son las siguientes:

  • Gingivitis marginal inespecífica
  • Inflamaciones marginales
  • Secuestros óseos eruptivos
  • Foliculitis
  • Quiste de la erupción
  • Erupción ectópica
  • Anquilosis alveolodentaria
  • Retención primaria
  • Retención secundaria
  • Impactación
  • Diente incluido
  • Otras patologías de la erupción dental

En la gingivitis marginal inespecífica hacia los 4 o 5 meses de vida aparece un ligero enrojecimiento e hinchazón de la mucosa oral asociado a un proceso de dolor e hipersalivación, proceso que acompaña la aparición de los dientes en la cavidad oral. Las características principales de esta patología de la erupción son babeo, chupar manos o la ropa o intentar morderla, los cambios en los hábitos de sueño, la disminución del apetito e irritabilidad. El tratamiento de la gingivitis marginal inespecífica es masajear la encía afectada con agua fresquita o con una toallita húmeda fría. Esto aliviará el dolor al niño y favorecerá su costumbre a la limpieza bucal. También existen productos para que el niño muerda, aunque se debe tener en cuenta que nunca sean de plástico. En casos extremos son necesarios los anestésicos locales para el tratamiento.

Las inflamaciones marginales son más acentuadas tras la erupción de un diente como consecuencia de un tejido gingival blando, que en forma de lóbulo disto oclusal. Este se presenta cuando el diente en erupción no ha estado acompañado de un crecimiento acorde del proceso alveolar. Puede ser llamada también como opérculo y es bastante frecuente en el espacio retromolar (durante la erupción de los primeros, segundos y terceros molares). En esta alteración, la masticación puede producir hemorragia submucosa, llamándose entonces hematoma de erupción. No suele impedir la erupción pero se vuelve sensible si existe inflamación. Generalmente no produce sintomatología aunque un traumatismo mecánico o el cúmulo de placa dental en el opérculo pueden producir una inflamación. En general no precisa tratamiento, pero si es sintomático se puede recetar la aplicación tópica de un gel desinfectante a base de clorhexidina, masajear la zona con una gasa, realizar un suave cepillado, o realizar un drenaje mediante la apertura del quiste, se obtiene alivio sintomático y erupción rápida del diente. 

Los secuestros óseos eruptivos son trastornos situados en la cresta ósea por encima del molar, como consecuencia de la falta de riego sanguíneo al reabsorberse las paredes, lo que producirá una necrosis aséptica del hueso de la cripta. Clínicamente y en general, se trata de un proceso totalmente inocuo que no da problemas ni complicaciones. 

La foliculitis se produce cuando la infección radicular de un diente temporal se extiende al folículo del diente permanente en erupción. Al inicio existen pocos signos radiográficos pero posteriormente aparece una sintomatología similar a la de una osteítis. El tratamiento de la foliculitis consiste en la extracción del diente temporal, pudiendo ocurrir, que el germen del permanente erupcione rápidamente.

El quiste de erupción es una variante del quiste dentígero o folicular, que deriva del epitelio reducido del esmalte y se localiza en los tejidos blandos. Aparece alrededor de la corona del diente que erupciona (antes de su erupción) y, aunque generalmente se asocia a los dientes permanentes, puede darse en cualquiera de ambas denticiones, siempre localizado en la mucosa alveolar. El quiste de erupción una tumoración fluctuante de color azulado que aparece en la cresta alveolar, como consecuencia del acúmulo de líquido en la submucosa. Puede llegar a alcanzar un tamaño considerable pero no suele impedir la erupción. En general no precisa tratamiento, pero si se inflama es sensible. Por ese motivo, en caso de que exista sintomatología se recomienda realizar un drenaje mediante la apertura del quiste.

La erupción ectópica es definida como el desarrollo del diente fuera de su posición normal, siendo los que con mayor frecuencia sufren erupción ectópica los primeros molares superiores permanentes, los caninos permanentes y los incisivos laterales inferiores permanentes. 

La anquilosis alveolodentaria es una anomalía eruptiva en la que se produce la fusión anatómica entre el cemento radicular y el hueso alveolar con desaparición del espacio periodontal. Clínicamente aparece un escalón en el plano oclusal de la arcada (el diente se sitúa por debajo del plano oclusal, en infraoclusión), existe una falta total de movilidad dentaria, a la percusión coronal aparece un sonido mate y grave. No se conoce con exactitud el mecanismo por el que se produce la fusión entre el cemento radicular y el hueso alveolar, aunque sí parece evidente que sea un defecto en la membrana periodontal. El tratamiento puede realizarse de diferentes formas según la gravedad de la infraoclusión: una vigilancia periódica, la reconstrucción de la corona con material compuesto y vigilancia periódica, o la extracción del molar anquilosado y colocación de un mantenedor de espacio.

La retención primaria es la retención de un diente antes de erupcionar (aún no ha aparecido en la cavidad bucal), sin que haya una causa aparente, únicamente por la presencia de una barrera física o por un diente ectópico. 

La retención secundaria es en la que el diente ya está erupcionado que sin causa aparente para de erupcionar, pero se encuentra el diente en infraoclusión o submergido.

La impactación es la detención en la erupción de un diente por una barrera física (hueso, otro diente, encía) o por la posición anormal del diente. 

El diente incluido es aquel que permanece dentro del hueso. 

Otras patologías locales de la erupción pueden ser los dientes supernumerarios, la patología tumoral, las secuelas de traumatismos en los dientes temporales dando desviaciones o retrasos en la erupción de dientes permanentes, queratinización de la mucosa gingival, fibrosis gingival o la hipocalcificación.

REFERENCIAS

  • Casamassimo PS, Fields HW, Mc Tigue AJ, Nowak AJ. Pediatric dentistry: infancy through adolescence. St. Louis: Editorial Elsevier; 2013. 
  • Boj JR, Cortés O, González P, Ferreira LP. Odontopediatría Clínica. Odontología Books, 2018.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies