Avulsión dental, ¿cómo actuar?

Ante un traumatismo dental o una urgencia se puede producir una avulsión. 

¿QUÉ ES LA AVULSIÓN DENTAL?

La avulsión se define como la extrarticulación completa separación del diente de su propio alvéolo, es decir la separación del diente. 

En esta problemática odontológica existe una lesión total del ligamento periodontal, por lo que es importante conservar las fibras y las células que existen en toda la superficie radicular del diente avulsionado. Además, la necrosis del diente es la respuesta a la lesión pulpar, sobre todo existe cuando hay una formación completa del ápice de dicho diente. 

SINTOMATOLOGÍA DE LA AVULSIÓN DENTAL

La sintomatología principal de la avulsión dental es el dolor, normalmente acompañada de hemorragia. Los síntomas que pueden darse podrían ser también los de las posibles lesiones asociadas. Si los dientes que avulsionan son temporales, nunca se reimplantaran. 

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE LA AVULSIÓN DENTAL?

Según la Asociación Americana de Endodoncia (AAE), el tratamiento de la avulsión dental puede contemplar varios aparatados: el tiempo el cual el diente se encuentra fuera de la cavidad oral, la forma de almacenarlo, si hay una manipulación en la zona del alvéolo o de la raíz, entre otros. Existen varias pautas de actuación donde se considera importante:

  • La manipulación en el lugar del accidente
  • Saber el medio de transporte adecuado
  • El tratamiento en la consulta odontológica
  • La terapia coadyuvante con medicación
  • El tratamiento endodóntico
  • La restauración del diente afectado

La manipulación en el lugar del accidente es de gran importancia para el pronostico del diente que ha sido avulsionado. Se recomienda reimplantar el diente inmediatamente en el lugar del accidente. Para poder reimplantarlo debe aclararse el diente con un medio húmedo, como agua o suero y debe reubicarse en el alvéolo, sin manipularlo, o lo menos posible. Es importante buscar tratamiento de forma urgente. Si no se reimplanta en inmediato se debe trasladar el diente en un medio adecuado.

El medio de transporte para transportar el diente puede ser variado, desde suero salino fisiológico, como la leche, guardar el diente en saliva dentro de la boca en la zona del fondo de vestíbulo o utilizar agua, como última opción siendo este el medio más accesible. 

Debe tenerse en cuenta que para poder logar un reimplante del diente avulsionado con buen pronóstico, el diente debe de haberse 
conservado en un medio húmedo y haber transcurrido menos de dos horas, debido a que es el tiempo de supervivencia de las fibras del Ligamento Periodontal fuera de su localización. 

El tratamiento en la consulta odontológica se basa en reimplantar el diente. El reimplante consiste en la reinserción de diente en su propio alveolo natural. En la clínica también se realiza un cuidado adecuado de la superficie radicular y del alvéolo, la manipulación de los tejidos blandos y la ferulización de este diente. 

La principales indicaciones del reimplante son los dientes permanentes, la ausencia de caries y enfermedad periodontal, la ausencia también de fracturas alveolares complicadas, la existencia de buen estado de la dentición y tener el beneficio funcional y estético del diente. 

Si el tiempo desde el accidente ha sido inferior a dos horas y el diente no ha sido reimplantado, debe realizar una exploración radiológica. El reimplante se realiza mediante una irrigación con solución fisiológica en el alvéolo para poder eliminar el coágulo y reimplantar el diente con una adecuada alineación. Además, debe ferulizarse un mínimo de dos semanas.

En caso contrario, si el tiempo desde el accidente es más de dos horas y el diente no se ha mantenido en un medio húmedo. Se irriga el alvéolo y se humedece el diente con fluoruro de sodio (al 2,4% y con un pH de 5,5). Realizándose en este caso la endodoncia extraoral del diente, con posterior reimplantación y una ferulización de 7 a 10 días. 

Los fármacos coadyuvantes que se recomiendan son antibióticos sistémicos, analgésicos para evitar el dolor, un colutorio de clorhexidina 0,12% y, en caso de haber transcurrido más de 5 años de la última vacuna antitetánica, la inyección de la gammaglobulina antitetánica. 

En ocasiones es necesario un tratamiento endodóntico. Este se realiza, junto con hidróxido de calcio, si el ápice del diente definitivo que ha sido avulsionado está parcial o totalmente cerrado y han transcurrido menos de dos horas de tiempo fuera de la cavidad oral. Si ha pasado más de dos horas extraoralmente, se realiza primero el tratamiento de conductos y posteriormente la reimplantacion del diente.

La restauración del diente avulsionado debe garantizar un sellado hermético para evitar así filtraciones de bacterias y la contaminación de los conductos radiculares. Evitando también de esta forma los fracasos por causas externas a la lesión inicial. 

Es de gran importancia realizar un seguimiento del caso. Se deben realizar exámenes radiológicos a cada 3 o 6 semanas y cada 3 o 6 meses tras la lesión. 

El pronóstico del diente varía en función de las características antes mencionadas, como por ejemplo el tiempo. El tiempo óptimo del reimplante está entre los 5 y los 25 minutos después del traumatismo.La curación del ligamento periodontal es infrecuente, este diente suele anquilosarse al hueso alveolar. La supervivencia a los 5 años es del 82% si la raíz completa, y del 66 si esta está incompleta.

REFERENCIAS

  • Andreasen JO, Lauridsen E, Christensen SS. Development of an interactive dental trauma guide. Pediatr Dent. 2009 Mar-Apr;31(2):133-6. 
  • Canalda C, Brau E. Endodoncia : técnicas clínicas y bases científicas. 3a ed. Barcelona: Elsevier; 2014.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies