¿En qué consiste la bioseguridad en odontología?

Una gran parte de todos los procedimientos odontológicos son invasivos y las actividades relacionadas con éstos son de alto riesgo para el personal de salud y los pacientes. Por ello, es necesario adoptar una actitud responsable que genere cambios de conducta y tomar decisiones acertadas, tanto del personal de odontología, como de los planificadores y gerentes en salud, en el desarrollo de las actividades de esta especialidad sanitaria.  

La bioseguridad en la odontología, y en todas las disciplinas sanitarias, se establece para controlar y prevenir el contagio de las enfermedades infecciosas y contagiosas, las cuales cobraron más importancia con la aparición del VIH (el virus del SIDA). La palabra bioseguridad proviene de “bio” que significa vida y “seguridad” que es la situación libre de riesgo. 

La bioseguridad se define como el conjunto de normas, procedimientos y cuidados relacionados con el comportamiento preventivo de las personas de distintos ambiente, frente a los riesgos generados por su actividad laboral. Así pues, estos procedimientos se tienen  que tener en cuenta a la hora de atender pacientes y manipular instrumental contaminado para que, de esta forma, se evite el riesgo de infección y enfermedad. 

En la odontología se está expuesto a una gran variedad de microorganismos desde esporas, bacterial, hongos, virus y protozoos que pueden estar en la sangre y/o en la saliva de cada paciente. Estos organismos pueden causar una enfermedad infecto-contagiosa así como desde una gripe hasta una neumonía, hepatitis B, tuberculosis, herpes y SIDA.  

La utilización de las normas de control y prevención permiten evitar la contaminación cruzada entre los pacientes, el personal auxiliar del consultorio y los profesionales de la odontología. 

Las normas, procedimientos y cuidados de la bioseguridad

La bioseguridad se establece gracias a una esterilidad, una desinfección y unas medidas de protección. 

La esterilización es un procedimiento mediante el cual se destruye toda forma de vida microbiana incluyendo las esporas, las bacterias, los virus y los protozoos. Antes de realizar la esterilización, los instrumentos deben ser muy bien lavados, secados y embolsados. La esterilización en la actualidad se consigue gracias a varios métodos de esterilización, entre los cuales se destacan los siguientes: 

  • Calor húmedo: autoclave. Consiste en vapor saturado a bajo presión y a altas temperaturas. La norma establece una temperatura de 121ºC a una presión de 1 atm durante 20 minutos. 
  • Calor seco: horno esterilizador. Gracias a un procedimiento de 180ºC durante 30 minutos se esteriliza todo el material. 

La desinfección es la disminución o reducción de microorganismos patógenos en un área. La desinfección se consigue gracias al uso de agentes químicos como puede ser el glutaraldehido al 2%, para desinfectar el área de trabajo odontológico. Los desinfectantes de clasifican en alto, intermedio y bajo nivel, y siempre se debe utilizar un agente de desinfección de alto nivel, como el glutaraldehido al 2%. 

Las medidas de protección son claves para establecer una alta bioseguridad. Estas medidas de protección son: el uso de guantes, de mascarilla facial y gafas de protección, junto con un vestuario, todos ellos apropiados para cada intervención.  Otras medidas de protección incluyen eliminar todo el instrumento cortante y punzante con seguridad, y proteger y deinfectar las superficies entre paciente y paciente. 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies