El recubrimiento pulpar, ¿qué es y cuándo es necesario?

¿Qué es el recubrimiento pulpar?

El recubrimiento pulpar, como el nombre indica, consiste en recubrir la pulpa dental para aislarla del exterior. Este recubrimiento se realiza con un material que favorezca la formación de tejido calcificado y se repare la comunicación.

Antes de realizar el recubrimiento pulpar se debe hacer y completar la historia clínica con la anamnesis, una exploración clínica con exámenes de palpación, percusión y pruebas de sensibilidad que junto con una exploración radiográfica se obtiene un diagnóstico clínico pulpar. 

Los tipos de recubrimiento pulpar

Existen dos tipos de recubrimiento pulpar: el indirecto y el directo. 

El recubrimiento pulpar indirecto es recomendado para dientes con lesiones de caries profundas cerca de la cámara pulpar, pero que no presentan signos ni síntomas de degeneración pulpar. Generalmente en pacientes jóvenes, con sintomatología correspondiente a una pulpitis reversible, pero que no hay una exposición pulpar visible. La capa más profunda de la dentina se cubre con un material biocompatible a fin de evitar la exposición pulpar. Se elimina la dentina infectada por caries y se deja dentina afectada con objeto de mantener la vitalidad pulpar, estimular la formación de dentina terciara y remineralizar la dentina cariosa. 

El recubrimiento pulpar directo es el procedimiento que se realiza en casos en los que la pulpa dental está expuesta, tanto durante la preparación cavitaria o por fractura. En este tipo de tratamiento se coloca una material protector, como un preparado de hidróxido de calcio, sobre la exposición pulpar para promover la vitalidad pulpar y la formación de dentina reparadora. 

Los materiales que se utilizan para el recubrimiento pulpar

El hidróxido de calcio es el material por excelencia que se utiliza para el recubrimiento pulpar. Presenta una capacidad para favorecer la formación de dentina reparadora, es biocompatible y proporciona una protección pulpar ante los estímulos térmicos y eléctricos, además tiene propiedades antimicrobianas. Su pH básico hace que tenga una capacidad de inducción de la neoformación del tejido mineralizado. Por estas razones, es el material más utilizado para protección pulpar directa.  

El cemento de ionómero de vidrio presenta los beneficios de los fluoruros y la baja alteración dimensional de los cementos de silicato. Además, presenta una adhesividad a la estructura dentaria y una capacidad de neoformación ósea. 

Los sistemas adhesivos son utilizados con frecuencia en la odontología. Se indican para realizar una recubrimiento pulpar indirecto. El agregado de trióxido mineral (MTA) es un material muy utilizado en los procedimiento de la endodoncia. Su principal indicación es para realizar un recubrimiento pulpar directo. 

La conservación de la estructura dentaria y el mantenimiento de la vitalidad pulpar es primordial en la odontología actual 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies