¿Cuáles son las enfermedades bucales más frecuentes?

La cavidad bucal, como en el resto del cuerpo humano, existen bacterias y otros microorganismo que forman parte de la flora normal de la cavidad. Pero que en condiciones desfavorecidas pueden desencadenar ciertas patologías dañinas para nuestro organismo.  

En la cavidad oral son muchos los factores que influyen para desencadenar ciertas patologías. Es por esta razón, que las visitas y controles periódicos al odontólogo pueden ayudar prevenir las patologías, frenarlas e incluso tratarlas para poder eliminarlas. Además, estas visitas son de importancia para poder mejorar en los temas en que se tienen que enfatizar i/o modificar. 

La mala higiene bucodental puede ser uno de los factores por el cual muchas patologías bucodentales pueden aparecer. Por este motivo, es importante realizar una buena y profunda higiene bucodental tanto de los dientes como de los tejidos bucales. La alimentación desequilibrada influye en la aparición de ciertas enfermedades orales, tema en el que siempre es mejorable y recurrir siempre al consumo de frutas y verduras. Otro factor perjudicial, tanto para la cavidad oral como para todo el organismo, es el consumo de sustancias nocivas, como el tabaco y las bebidas alcohólicas, entre otros factores de riesgo que afectan a la salud bucodental. 

Si no se siguen las pautas indicadas y no se realiza una buena higiene en casa pueden aparecer enfermedades las cuales explicamos, a continuación. las más frecuentes presentes en la cavidad oral. 

La caries es la principal enfermedad de la cavidad oral, de los tejidos duros en concreto: los dientes. Es la enfermedad bucodental más frecuente. Se estima que entre el 60% y 90% de los niños en edad escolar y cerca del 100% de los adultos tienen o han tenido caries.  Se trata de una enfermedad multifactorial que es provocada por los productos de desecho ácidos de las bacterias. La caries produce una destrucción progresiva de los tejidos dentales. Esta no es dolorosa, a no ser que se extienda y llegue a afectar a la pulpa dental (el nervio, coloquialmente dicho) donde se encuentran las fibras nerviosas causantes del dolor. 

La gingivitis es otra de la enfermedades más prevalentes de la cavidad oral. Se caracteriza por la inflamación e hinchazón de la encías. Es producida por el acúmulo de placa bacteriana debida a una deficiente higiene bucodental. Este acúmulo bacteriano irrita a las encías y provoca su inflamación e incluso su sangrado. 

La periodontitis es la enfermedad que se instaura cuando hay una enfermedad gingival previa. Es decir, cuando la gingivitis no se ha tratado y la placa bacteriana persiste. En estos casos, no solo hay una afectación de las encías sino que los tejidos de soporte dental (incluyendo el hueso alveolar) se ven afectados y este soporte dental se vaya perdiendo. Las enfermedades periodontales afectan entre un 15% y 20% de los adultos en edad media (35-44 años). 

Las anomalías dentomaxilares (ADM) se consideran otras de las alteraciones más frecuentes. La alteración o pérdida de la normalidad anatómica i/o funcional afecta la relación normal de la cavidad bucal. Entre los factores de riesgos asociados a anomalías dentomaxilares existen la herencia, la falta de crecimiento de los maxilares, las anomalías de número y tamaño de los dientes, la pérdida prematura de los dientes temporales, entre otros. 

Para poder prevenir la aparición de estas patologías tan prevalentes son necesarias la instauración de políticas de salud bucodental que permitan controlar y fomentar los proyectos comunitarios de promoción y prevención de salud bucodental. 

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies