¿En qué consiste el canting del plano oclusal y cómo afecta la estética dental?

La estética y la énfasis en la zona estética dentoalveolar ha incrementado en los últimos años tanto por parte de los pacientes como por los profesionales dentales. Todo y eso, el principal objetivo de tratamiento sigue siendo una oclusión ideal pero siempre con un resultado estético para la satisfacción del paciente. 

La estética facial y la belleza da una percepción personal de satisfacción y placer. Una cara atractiva con una sonrisa bonita es el resultado entre la coordinación de los tejidos intraorales y extraorales. En general, la percepción de belleza está influenciada por factores geográficos, étnicos, culturales y demográficos. No obstante, existen mesuras generales para evaluar la estética. 

La belleza es una de las razones motivacionales claves de los pacientes para realizarse un tratamiento estético o de ortodoncia. Estos principalmente buscan una sonrisa estéticamente agradable, similar a los patrones aceptados en la sociedad, correlacionando una sonrisa hermosa con el éxito. 

La importancia de la oclusión dental

La alineación y la oclusión en los dientes son de gran importancia para poder realizar una función masticatoria correctamente. La relación de los dientes antagonistas y la posición de los dientes en las arcadas hacen que se puedan realizan las actividades básicas de la cavidad oral: la masticación, la deglución y la fonación.

La alineación de los dientes intraarcada es la relación que hay entre los dientes que forman una arcada dentaria. El plano de oclusión es el que se forma cuando se traza una línea imaginaria a través de todas las cúspides vestibulares y los bordes incisales de los dientes inferiores. Estos planos oclusales presentan una cierta curvatura para aprovechar al máximo los contactos dentarios durante la función y al tener los dientes una inclinación variable. 

Las arcadas dentarias vistas desde un plano u otro tienen una cierta curvatura teniendo un nombre característico cada una de ellas. En una vista frontal los dientes posteriores superiores tienen una ligera inclinación hacia vestibular, en cambio los inferiores la tienen hacia lingual. La línea imaginaria trazada entre las cúspides de los dientes posteriores de ambos lados corresponde a un plano de oclusión curvo, siendo la curvatura convexa en el maxilar y cóncava en la mandíbula. Desde el plano frontal la curvatura es denominada curva de Wilson.

En el plano frontal, los cambios en el plano oclusal resultan de la rotación posterior y la reubicación del maxilar y la mandíbula en dirección vertical. La inclinación del plano oclusal aumenta en el sentido de las agujas del reloj durante el crecimiento. Los cambios en la inclinación del plano oclusal en el plano vertical resultan del crecimiento asimétrico de las estructuras craneofaciales y conducen a un plano oclusal asimétrico, definido como canting del plano oclusal. Esta inclinación es uno es uno de los parámetros que afectan la estética de la sonrisa.

La percepción del canting oclusal también varía entre profesionales. Se ha demostrado que un canting de 2º es aceptable, pero no hay una detección verdadera del canting del plano oclusal hasta que el grado sea 4.

La determinación de las asimetrías y la clasificación de los casos es complicado por la natura multifactorial que tienen las asimetrías. La etología de estas puede ser debida a factores hereditarios y ambientales. Algunos de los factores hereditarios que pueden causar asimetría facial y canting del plano oclusal son la hendidura en el paladar, microsomía hemifacial, artritis juvenil idiopática, síndrome de Collins, de Albright, de Apert o de Crouzon. Los factores ambientales incluyen trauma facial y fracturas, quistes, tumores faciales así como sus tratamientos quirúrgicos. También algunos desordenes hormonales como el gigantismo o la acromegalia, la postura, la anquilosis temporomandibular, desórdenes musculares, extracciones dentales o la utilización de una fuerza incorrecta durante el tratamiento de ortodoncia. 

El canting oclusal

Para poder evaluar clínicamente el canting oclusal, se coloca una lámina que pasa por los primeros molares superiores, evaluando así la existencia y el grado de inclinación del canting oclusal. Las fotografías intraorales y extraorales son de gran ayuda para poder observar de forma adecuado el canting. Una radiografía posteroanterior puede ser necesaria para evaluar y medir objetivamente el canting de la oclusión. La tomografía computarizada puede proporcionar información para su uso en el diagnóstico y la planificación del tratamiento, convirtiéndose en una rutina en la evaluación de casos de asimetría que no pueden evaluarse utilizando métodos convencionales. La evaluación de las fotografías faciales frontales es una herramienta de diagnóstico que se utiliza para evaluar la asimetría de tejidos blandos y los labios labiales.

La corrección del canting del plano oclusal depende del grado de asimetría. Las asimetrías leves pueden corregirse mediante la utilización de algún tratamiento estético, como el uso de carillas para poder camuflarlo, en cambio los casos de asimetría moderada o severa necesitan algún tipo de tratamiento ortodóntico, ya sea terapia de ortodoncia, cirugía ortognática o una combinación de ambos. 

REFERENCIAS

  • Goldstein RE. Odontología estética. Barcelona: Ars Medica; 2002.
  • Mallat E. Fundamentos de la estética bucal en el grupo anterior. Barcelona: Quintessence; 2001.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Dentista con medidas contra el coronavirus COVID19PROTOCOLO ANTI COVID-19. ENTRA Y DESCUBRE POR QUÉ SOMOS UNA CLÍNICA COVID-FREEPROTOCOLO ANTI COVID-19.
ACCEDER

X