La cefalometría de Ricketts en ortodoncia

El trazado cefalométrico en ortodoncia se realiza mediante una radiografía lateral de cráneo o telerradiografía. Es un elemento de partida para poder realizar un diagnóstico correcto y una previsión de los efectos del crecimiento, un método de valoración de la mecánica ortodóncica a utilizar y una base de trabajo para enlazar el diagnóstico con el tratamiento. 

A partir del diagnóstico correcto, se puede elaborar un plan de tratamiento y las opciones de tratamiento serán diferentes en función de dicho diagnóstico: ortopedia, ortodoncia o cirugía ortognática. 

La cefalometría de Rickets es una de las cefalometrías más utilizadas en el campo de la ortodoncia porque puede ser aplicable en cualquier caso, se puede realizar un pronóstico de tratamiento y gracias a esta cefalometría existe la posibilidad de visualizar el crecimiento. 

Ricketts utiliza en la cefalometría de la telerradiografía lateral de cráneo unas medidas agrupadas en 6 campos: 

  • Campo I. se evalúa la relación molar, la relación canina, el overjet (es decir el resalte), el overbite (el entrecruzamiento), la extrusión del incisivo inferior y el ángulo interincisivo. Mediante estos valores se diagnostica si existe algún problema dentario. 
  • Campo II. Hace referencia al problema ortopédico. En este se analiza la convexidad para interpretar la relación esquelética, entre el maxilar y la mandíbula, y la altura facial inferior, a partir de la cual se representa el patrón muscular del tercio facial inferior. 
  • Campo III. La posición del molar superior, la protrusión e inclinación de los incisivos superiores e inferiores y el plano oclusal son evaluados para determinar la relación de los dientes respecto al hueso, el problema óseo-dentario. 
  • Campo IV. El problema estético se analiza en este campo, donde se observa y evalúa la protrusión labial, la longitud del labio superior y la relación entre la comisura labial y el plano oclusal. 
  • Campo V. Se relaciona a los maxilares (las estructuras movibles) con la base del cráneo (la estructura amovible). Es decir, la relación cráneo-facial. Algunos de los valores a estudiar son la profundidad facial, el ángulo de plano mandibular o la profundidad maxilar. 
  • Campo VI. Se evalúa la estructura interna, como por ejemplo el arco mandibular, la longitud del cuerpo de la mandíbula o la altura facial posterior. 

Para poder realizar estas medidas son necesarios varios planos los cuales de obtienen gracias a unos puntos específicos de la telerradiografía.  

Algunos de los puntos que se sitúan en la telerradiografía en el análisis de Rickets son: 

  • Nasion (Na): representa el límite anterior de la base del cráneo. 
  • Basion (Ba): representa el límite posterior de la base del cráneo. 
  • Subobitario (Or): punto más inferior del reborde orbitario externo. 
  • Porion (Po): punto más superior del conducto auditivo externo. 
  • Punto A: punto más posterior del reborde anterior del maxilar. 
  • Pogonion (Pg): punto más anterior del reborde anterior de la sínfisis mandibular. 

A partir de estos puntos, entre otros, se establecen algunos de estos planos: 

  • Plano de Frankfurt: formado por la unión de los puntos porion y suborbitario. Es la línea de referencia horizontal de Ricketts. 
  • Plano basocraneal: formado por la unión de los puntos nasion y basion. Representa la base del cráneo. 
  • Plano facial: determinado por la unión de los puntos nasion y pogonion. 
  • Plano Na-A: como su nombre indica, es la unión de los puntos nasion y punto A. 

Finalmente, mediante los planos cefalométrico se analizan cada una de las medidas incluidas dentro de uno de los 6 campos de la cefalometría de Ricketts. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies