La sedación con óxido nitroso en odontología

En la actualidad, aún hay mucha gente que siente mucho miedo al dentista. El miedo y el dolor están interrelacionados y son difíciles de separar. Ambos tienen componentes psicológicos y emocionales. A medida que aumenta el dolor, la ansiedad incrementa; y al haber aumentado la ansiedad, el dolor se vuelve menos tolerable.  

El avance en la área de la odontología ayuda a mejorar los tratamientos dentales y a disponer de técnicas para que la estada en el dentista sea lo más agradable posible. En la actualidad, existen tratamientos coadyuvantes para evitar que este miedo influya en tener una boca sana y bonita, la sedación con óxido nitroso es uno de ellos. 

La sedación con óxido nitroso o sedación consciente, es un procedimiento en donde el médico anestesiólogo, administra una medicación para que el paciente se sienta cómodo durante el tratamiento dental y se disminuya la ansiedad producida.  

El óxido nitroso fue descubierto hace 450 años y se ha utilizado para aliviar el dolor y la ansiedad en los pacientes sometidos a procedimientos quirúrgicos. Este gas alivia la ansiedad sin efectos secundarios indeseados. 

Es llamada sedación consciente ya que, el paciente el cual se realiza este tipo de sedación, es capaz de respirar normal por si solo y de responder a todos los estímulos y comandos verbales que se le soliciten. Con esta opción, se logra un estado de control de la ansiedad del paciente, mediante la depresión controlada del sistema nervioso central (SNC). 

La sedación inhalada es un procedimiento seguro, fácil de usar y efectivo en muchas situaciones clínicas. Además de ser beneficioso para el paciente, facilita el trabajo del dentista ya que puede realizar el tratamiento dental de forma más rápida y eficaz.  

¿Cuál es la finalidad de la sedación con óxido nitroso?

La sedación consciente o con óxido nitroso tiene como objetivo: 

  • Alterar el estado de ánimo del paciente. 
  • Que el paciente permanezca consciente. Debe responder racionalmente a cualquier orden que se le dé. 
  • El paciente debe estar en capacidad de cooperar. 
  • Los reflejos protectores deben estar intactos y activos, como toser. 
  • Los signos vitales deben permanecer estable y dentro de los límites normales. El pulso y la presión arterial deben ser normales. 
  • El umbral del dolor se debe elevar.  

Es importante recordar que el principal objetivo de la sedación inhalada con óxido nitroso es disminuir la ansiedad, alterando positivamente el comportamiento del paciente. 

 

¿Cuándo está indicada la sedación con óxido nitroso?

  • Fobia al dentista. Resulta muy positivo para el paciente ya que prácticamente no se entera del tratamiento que se está realizando y se encuentra totalmente relajado. Además, puede ayudar a superar el miedo al dentista. 
  • Tratamientos dentales intensivos o procedimientos que requieren de muchas horas en el sillón dental. Ayuda a que el paciente no sienta el cansancio de haber estado muchas horas con la boca abierta. 
  • Pacientes con disminución psíquica. Disminuye el nivel de sufrimiento o estrés, que el tratamiento dental puede generar en este tipología de pacientes. 
  • Pacientes con efecto nauseoso aumentado. 
  • Pacientes en los que no puedan administrarse anestésicos locales. 

Antes de realizar la sedación con óxido nitroso, es importante realizar una historia clínica completa en la cual deben incluir: historia de la salud, valoración física, consentimiento informado, indicaciones preoperatorias y postoperatorias y formato de evolución de la sedación. 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies