Ortodoncia en niños, ¿cuándo es necesaria y qué debemos saber?

¿Qué es la ortodoncia en niños?

La ortodoncia es una especialidad de la odontología la cual se basa en diagnosticar, tratar y prevenir las malposiciones dentales y las maloclusiones de los maxilares. 

Además, la ortodoncia en niños permite diagnosticar toda una serie de problemas que pueden suceder durante el crecimiento, tanto a nivel óseo como del recambio dental. 

Durante el desarrollo del niño se dan una serie de cambios los cuales pueden favorecer a aturar o prevenir algunas maloclusiones en edades avanzadas y además se podrán tratar de forma rápida y sencilla. 

Se produce un crecimiento antero-posterior de las arcadas. Las arcadas crecen en sentido antero-posterior, erupcionan más molares en sentido distal. Existe una presencia de espacios interdentales. Esto son reservas de espacio y pueden ser debidos al crecimiento transversal de los maxilares. En dentición temporal, el ángulo interincisivo es mayor (los dientes incisivos son muy rectos, los permanentes son más inclinados hacia vestíbulo. Por lo que a mayor inclinación, mayor espacio. Puede parecer que los dientes permanentes sean mucho más grandes que los temporales a los que recambian, y esto sucede en el sector anterior (en los incisivos) pero en el sector lateral encontramos el denominado espacio de deriva. Los dientes definitivos no son más grandes que los temporales, por ejemplo los premolares son más pequeños que los molares temporales.

Existen muchas más posibilidades terapéuticas de ortodoncia en que en otras edades porque que durante la infancia existen todas circunstancias las cuales son muy favorables.

¿Cuándo es necesaria la ortodoncia en niños?

Los especialistas en ortodoncia aconsejan que la primera revisión con el ortodoncista es recomendable realizarla entre los 5 y los 7 años de edad. Es entre esta edad cuando el recambio dental ha iniciado y los maxilares están en pleno crecimiento. 

Durante las revisiones con el ortodoncista de explora tanto la zona extraoral como la parte intraoral del niño. Se centra en la observación de la erupción de los dientes pudiendo ver si esta corresponde o no a la edad del niño, así como explorar la mordida del niño o observar la posición de los huesos maxilares entre si y en todo su conjunto. 

Aunque la erupción dental y la mordida del niño sea correcta es importante realizar revisiones anuales para seguir todo el proceso del recambio dental en la cavidad oral. 

Los niños deben acudir por primera vez al dentista o al especialista, al odontopediatra, cada año desde que erupcionen los primeros dientes (a los 6 meses). Estas citas son importantes para poder diagnosticar con tiempo todo serie de cambios en la cavidad oral que puede pasar desapercibidos por los padres del niño. 

¿Por qué es importante realizar ortodoncia en niños?

En la edades infantiles los huesos maxilares y todos los huesos de la cara están en desarrollo por lo que se pueden aplicar fuerzas en ellos y modificar el crecimiento de estos para corregir cualquier patología y además conseguir unas proporciones faciales más armónicas. 

Es importante saber que una vez finalizado el crecimiento, el tratamiento de las maloclusiones óseas que afecten a los huesos de la cara solo podrá realizarse mediante cirugía ortognática. 

También en los niños algunos dientes temporales se recambian por dientes definitivos los cuales son de un tamaño, mesio-distal, inferior a los de leche. Por lo que hay un espacio sobrante que puede ser necesario para realizar algún tipo de movimiento dental y corregir la maloclusión instaurada. 

Por otro lado, los hábitos que los niños realizan pueden provocar la aparición de maloclusiones dentales ya que impiden el correcto crecimiento delos huesos faciales y ocasionan un desequilibro de las proporciones faciales. Algunos de los hábitos son: la succión del pulgar, la respiración oral, la deglución atípica, entre muchos otros. 

Toda esta serie de hábitos hace que puedan instaurarse maloclusiones como la mordida abierta anterior, por la succión del pulgar o la deglución atípica, una mordida cruzada, por presencia de respiración oral y deglución atípica ya que no existe una estimulación del paladar por parte de la lengua.

¿Cuáles son los tratamiento de ortodoncia en niños?

La ortodoncia en edades infantiles puede ser interceptiva, funcional o correctiva. 

La ortodoncia interceptiva es la que previene patologías posteriores más graves. Únicamente se basa en realizar movimientos a pocos dientes controlando el espacio, los hábitos y las disfunciones en los niños, como por ejemplo, la succión digital, la respiración oral o la presencia de chupete o biberón en edades de más de 2 años. 

La ortodoncia funcional va destinada a enfocar el crecimiento craneofacial hacia una correcta posición y conseguir una estabilidad en esta, aún cuando los huesos están en crecimiento. 

Finalmente, la ortodoncia correctiva se basa en tratar la maloclusión que ya está instaurada mediante la aplicación de distintas fuerzas con aparatología de ortodoncia. Este tipo de ortodoncia suele realizarse cuando existe una dentición definitiva o en la parte final del recambio de la dentición mixta.

Así pues, el tratamiento a realizar de ortodoncia varía en función e la edad de niño y el tipo de alteración o hábito que este presente y que debe corregirse. Es importante que antes de iniciar un tratamiento de ortodoncia se haga un estudio completo extraoral e intraoral del niño para analizar todo tipo de alteraciones, así como una exploración exhaustiva de las funciones y hábitos de los niños. 

¿Qué tipos de aparatos de ortodoncia en niños existen?

La aparatología de ortodoncia destinada a edades infantiles puede clasificarse, principalmente, en dos tipos de aparatos: la aparatología removible y la fija.

Los aparatos de ortodoncia en niños que son removibles suelen ser de acrílico o metal los cuales tienen unos ganchos que se apoyan en los molares. Este tipo de aparatología removible se suele utilizar para corregir alteraciones esqueléticas, en los huesos, como por ejemplo la mordida cruzada posterior, cuando el maxilar superior es mas estrecho de lo normal y lo que se quiere es ensancharlo y ganar espacio transversal. Únicamente pueden ser utilizados cuando el niño está en edad de crecimiento. Para la colocación de este tipo de aparatología el niño debe ser muy colaborador poniéndoselo las horas que el ortodoncista recomienda para poder obtener así unos buenos resultados. 

El otro tipo de aparatos de ortodoncia son los fijos. La aparatología fija es la que se cementa en los dientes para realizar algún tipo de movimiento en ellos. La aparatología fija en los niños pueden ser también para ensanchar el paladar y tratar la mordida cruzada posterior pero sin que el niño tenga que quitárselos y ponérselos cada vez. Otra aparatología fija pueden ser los brackets que suelen utilizarse para el tratamiento de las maloclusiones una vez los dientes son definitivos o en las fases finales de la dentición mixta. 

Existen múltiples tipos de aparatos de ortodoncia infantil. La elección de una aparatología removible o una fija dependerá de múltiples factores, como por ejemplo el tipo de maloclusión, la edad del niño, los hábitos que realice, la colaboración de él, entre otros muchos más. 

REFERENCIAS

  • Boj JR, Hernández M, Cortés O, González P. Odontopediatría: dudas y aclaraciones. Odontología Books, 2018.
  • Ustrell JM et al. Diagnóstico y tratamiento en ortodoncia. Barcelona: Elsevier; 2016.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies