Signos de la existencia de bruxismo

El término bruxismo se refiere para hablar del hábito que se hace de forma involuntaria, el cual consiste en apretar los dientes y rechinarlos. El bruxismo se produce al contactar entre si los dientes con una fuerza mayor a la masticatoria.  

Este hábito se trata de una actividad parafuncional oral y de un comportamiento subconsciente. El bruxismo suele producirse durante las horas de sueño, aunque también puede padecerse durante el día. Los afectados muchas veces ni si quiera pueden darse cuenta de que lo tienen. 

El bruxismo se subclasifica como bruxismo primario y secundario. El bruxismo primario, o idiopático, corresponde al apretamiento diurno y al bruxismo del sueño cuando no se reconocen problemas o causas médicas. El bruxismo secundario, también es denominado iatrogénico, corresponde a formas de bruxismo asociados a problemas neurológicos, psiquiátricos, desórdenes del sueño y a administración de drogas.

Los factores involucrados en el desarrollo del bruxismo se suelen relacionar a los factores genéticos y de estrés.  

Los signos y síntomas del bruxismo

El bruxismo puede ocasionar alteraciones y molestias que tienen que ser diagnoticadas mediante una historia clínica completa y unos exámenes clínicos y radiológicos adecuados, junto con pruebas complementarias si son necesarias. De este modo se puede obtener el diagnóstico completo y verdadero del bruxismo, para poder ofrecer las mejores opciones terapéuticas. 

Los principales signos del bruxismo son la atricción dental, donde se pueden observar facetas de desgaste en los dientes resultadas del rechinamiento de los dientes y el contacto continuo entre antagonistas. El contacto y presión ejercida entre los dientes puede ocasionar lesiones de abfracción, donde se ven en los cuellos de los dientes que soportan más tensión e incluso si la tensión es muy elevada pueden llegar a verse fracturas dentales en estos. La continua parafunción puede también originar lesiones en el interior de la mucosa yugal. 

Como síntomas del bruxismo, los pacientes con esta actividad parafuncional suelen rechinar los dientes. Este hábito si se realiza de forma continua puede llegar a provocar dolores en la mandíbula e incluso que estos se irradien en la cabeza. Esta tensión es de tipo muscular ya que los músculos implicados en el rechinamiento y apretamiento dental son los músculos masetero (en la mandíbula) y temporal (en la cabeza). 

Es importante saber que el desgaste dentario por si solo no implica la presencia de bruxismo así como tampoco el dolor de cabeza, el dolor muscular o los ruidos articulares.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies