¿Cuál es el tratamiento de la mordida profunda anterior en ortodoncia? 

 

La mordida profunda anterior es un estado de sobremordida vertical aumentada en la que la dimensión entre los márgenes incisales dentales superiores e inferiores es excesiva, de esta forma los diente superiores sobrepasan más de lo normal a los inferiores. 

La sobremordida vertical normal existe cuando hay aproximadamente un tercio o un 33% de la superficie vestibular de los incisivos inferiores esta cubierta por los incisivos superiores. Si la sobremordida está aumentada y existe un porcentaje mayor, estaremos delante de una mordida profunda anterior. 

Una alteración del resalte vertical de los incisivos proporcionan un desequilibrio en la estética y también en las relaciones oclusales funcionales. Así pues, con el tratamiento adecuado de esta alteración la funcionalidad mejora y, con esto, se logran mejora estética significativas. 

El  tratamiento de la mordida profunda anterior

Para realizar un tratamiento adecuado, primero se tiene que identificar el origen de la maloclusión, considerar el grado de compromiso dental, esquelético y funcional. De esta manera se podrá corregir la discrepancia, obteniendo una oclusión funcional que armonice las características estéticas del paciente y que el tratamiento realizado sea estable a largo plazo. 

Uno de los objetivos del tratamiento ortodóncico es establecer el adecuado resalte vertical de los incisivos; lo cual puede ser obtenido con intrusión (posicionar hacia dentro) de los incisivos superiores o inferiores, nivelación del plano oclusal funcional, extrusión (posicionar hacia fuera) los dientes posteriores y vestibularizar izar los dietes anteriores. 

Factores que determinan la estrategia del tratamiento

  • La etiología. Cada caso presentan situaciones únicas, de manera que el enfoque terapéutico de cada caso y persona debe responder a la naturaleza del problema y dirigirse tanto como sea posible hacia la corrección del origen del problema.  
  • La edad del paciente. La erupción dental condiciona el grado de desarrollo vertical del diente y su alvéolo. 
  • La estética facial. Para la planificación del tratamiento se deben considerar aspectos relacionados con el perfil de la cara del paciente y el patrón esquelético vertical, junto con la exposición de los dientes. 

Así pues, las estrategias de tratamiento son la extrusión de los dientes posteriores, la vestibularización de los dientes anteriores y la intrusión de los dientes anteriores. 

  • Extrusión de los dientes posteriores. Una intrusión de 1 milímetro de los dientes posteriores, se puede expresar en una reducción de entre 1,5 a 2,5 milímetros de la sobremordida vertical anterior.  
  • Vestibularización de los dientes anteriores. Es otra alternativa para el tratamiento de la mordida profunda anterior. Al vestibularizar los dientes anteriores, el punto de contacto entre los incisivos superiores e inferiores se traslada hacia incisal y por lo tanto hay una exposición mayor de la superficie dental de los incisivos inferiores. 
  • Intrusión de los dientes anteriores. La corrección mediante ortodoncia de la mordida profunda anterior por medio de la intrusión de los incisivos superiores e inferiores está indicada cuando existe una verdadera sobreerupción de los incisivos en pacientes con un aumento de la dimensión vertical, una exposición excesiva de los incisivos en reposo, sonrisa gingival (se enseña la encía más de 3 milímetros al sonreír) o cuando el espacio entre los labios está aumentado, más de 4 milímetros. 
Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies