Caries infantil: qué la causa y cómo prevenirla

Los dientes de leche mantienen los espacios para los dientes definitivos, si se pierde un diente temporal por causa de las caries, el diente permanente puede ocupar el espacio y complicar la vida de los otros dientes.

Las caries pueden empezar tan pronto salga el primer diente, especialmente cuando el diente está en contacto por mucho tiempo con líquidos azucarados.

La caries rampante, caries de lactancia o más conocida como la caries dental de biberón, es la caries que aparece durante los primeros años de vida. Este tipo caries dental, se produce en la dentición temporal (dientes de leche), especialmente en los incisivos superiores. Su evolución es muy rápida y agresiva.

La caries dental es una enfermedad infecciosa causada por bacterias provenientes de los restos de comida acumulados en la cavidad oral y que provoca desmineralización de los dientes. Se trata de una de las patologías bucales más habituales siendo un trastorno de vital importancia para dar solución y evitar consecuencias mayores.  

Recientes estudios determinan que sobre los tres años de edad, uno de cada tres niños presenta caries y que a medida que el niño crece, aumenta el porcentaje de padecer esta patología. Tiene mucha importancia ser conscientes de tal patología, es fundamental que el niño tome conciencia de la importancia de llevar a cabo una buena limpieza de sus dientes, y evitar la aparición de enfermedades periodontales u otras afecciones orales que puedan comprometer la supervivencia de sus dientes temporales como definitivos. 

Causas de la caries infantil

Las caries dental en edad temprana suelen afectar a los dientes anteriores y superiores, aunque otros dientes también pueden verse afectados.  La caries dental es multifactorial, por lo que es producida por varios factores.

La causa principal es la ingesta de líquidos endulzados, durante un periodo prolongado de tiempo, así como el tipo de alimentación que lleva a cabo el niño. Las dietas ricas en productos azucarados, provoca un mayor metabolismo de las bacterias orales nocivas y su consecuente daño frente los dientes, pues desmineraliza el esmalte que es la capa externa y protectora del diente

Otra de las principales causas que dan lugar a la caries infantil es la falta de enseñanza de lavarse los dientes por parte de los padres. Son muchos los padres que acuden a la clínica dental una vez observan el estado de deterioro oral que presentan sus hijos, y no han pensado en previamente en educarles e insistir a sus hijos desde pequeños en su limpieza oral diaria.

La caries en los dientes de leche es muy importante, muchos tienden a infravalorarla y esto es un error. Los dientes temporales o de leche desempeñan unas funciones orales de vital importancia. El perder estos dientes de manera prematura, puede llevar a cabo una alteración en el orden natural y correcto de los dientes definitivos, como también, la colocación de estos en una posición incorrecta. Asimismo, puede dificultar las funciones del niño en cuanto a la masticación, fonación, entre otras funciones de mucha importancia.  

En estos casos, el niño posteriormente puede requerir de la necesidad de otros tratamientos más complejos como la ortodoncia, o el soporte de un logopeda para corregir malos hábitos etc.  

Otra de las causas de la caries infantil es el tipo de alimentación que lleva a cabo el niño. Las dietas ricas en productos azucarados, provoca un mayor metabolismo de las bacterias orales nocivas y su consecuente daño frente los dientes, pues desmineraliza el esmalte que es la capa externa y protectora del diente.  

Prevención de la caries infantil

Es de importancia realizar visitas con el dentista para controlar el estado de la salud bucodental. Se recomienda hacer la primera visita con el dentista cuando le salgan los primeros dientes o máximo al año. Desde pequeños es importante fomentar hábitos alimentarios saludables.

La función masticatoria es desarrollada por la primera dentición. La pérdida prematura de los dientes de leche, afectará sin duda, a salud de la dentición definitiva.

La dentición temporal, debe guardar el espacio y guiar a los dientes definitivos, para que tengan una buena alineación y una oclusión adecuada.

Si no se ha podido evitar la pérdida de algún diente de leche, será preciso colocar un mantenedor de espacio para el futuro diente permanente.

Antes que aparezcan los dientes ya se puede empezar a prevenir la aparición e estas caries y hacer que se tenga una buena salud bucodental. Se tiene que tener en cuenta que cuanto más precoz sea la colonización bacteriana de la boca del bebé, más riesgo de caries hay. Es muy importante que lo se comparten objetos que puedan contener saliva, como las cucharas. Evitar poner miel o algún producto endulzante al chupete, sino que es mejor dárselo limpio.

Es imprescindible insistir en la limpieza oral del niño en edades tempranas. Desde bien pequeños, cuando aún no presentan dientes, los padres pueden hacer uso de una gasa humedecida para limpiar las encías y eliminar los retos de comida.  

Una vez empiezan a salir los dientes de leche, debemos enseñarles a utilizar el cepillo dental correctamente, con agua mismo. Más adelante se puede utilizar una pasta dentífrica con poca cantidad de flúor. Para niños pequeños, se recomienda que las pastas contengan 1000-1450 ppm de flúor y poner una cantidad ínfima. En niños más mayores, conviene hacer uso de cepillo de dientes con cabezal pequeño y cerdas suaves, como también, hacer uso de pastas dentífricas que contengan 1350-1500 ppm de flúor.

¿CÓMO DETECTAR LA CARIES DENTAL EN BEBÉS?

Hay que dar la relevancia necesaria que merecen los dientes temporales, ya que son muy importantes para la futura salud oral del niño.

La primera señal que debe ser atendida es la presencia de manchas blancas o color café en los dientes. Esto podría ser un síntoma clave a tener en cuenta, ya que en esta fase, es el momento ideal para que el tratamiento de la caries dental sea conservador.

La prevención y las visitas periódicas a tu clínica dental en Barcelona, para que el niño sea valorado por el odontopediatra, es el mejor modo de evitar la caries dental en bebés.

Referencias

  • Casamassimo PS, Fields HW, Mc Tigue AJ, Nowak AJ. Pediatric dentistry: infancy through adolescence. St. Louis: Editorial Elsevier; 2013.
  • Boj JR. Odontopediatría: la evolución del niño al adulto joven. Madrid: Ripano; 2011


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies