¿En qué consiste la caries de fosas y fisuras?

La caries dental es una enfermedad de tipo infeccioso transmisible que afecta a los tejidos duros dentarios. Tiene una etiología multifactorial que involucra interacciones entre el huésped, la dieta, los microorganismos y el tiempo. 

El desarrollo de esta enfermedad es un proceso episódico y clínico, ya que existe un balance entre el proceso de la desmineralización y la remineralización dental. Por lo que la caries ocurre cuando hay un desequilibrio y se favorece la fase de desmineralización. La destrucción dental es debida a la acción patogénica de los productos ácidos derivados de las bacterias que forman la placa dental. 

Existen diferentes tipos de caries según su localización. Según la clasificación de Black se distinguen en 5 clases: 

  • Clase I: se localiza en la superficie oclusal del diente, por donde se mastica. 
  • Clase II: se sitúa en la zona interproximal de los dientes posteriores (los molares y los premolares). Incluye la superficie oclusal y la superficie proximal, superficie entre los dientes. 
  • Clase III: se ubica en la zona interproximal del sector anterior (los caninos y incisivos) sin afectar el borde incisal, por donde se corta. 
  • Clase IV: este tipo se sitúa en la zona interproximal de los dientes anteriores y en esta clase sí hay afectación del borde incisal. 
  • Clase V: se ubica en la superficie cervical de los diente, en el cuello del diente. 

La caries de fosas y fisuras, o caries oclusal, es la caries que se forma en las superficies oclusales de los dientes posteriores (premolares y molares), la zona masticatoria de las muelas. También se incluye como caries de fosas y fisuras la caries producida en la fosa vestibular de los molares inferiores y la caries existente en la fosa palatina de los molares superiores. Además, las caries encontradas a nivel de los cíngulos de los incisivos y caninos también se consideran dentro de este tipo de caries. 

Mediante las técnicas radiológicas, las caries oclusales incipientes no se pueden identificar con facilidad. Esto es debido a la cantidad de tejido radiopaco existente por las cúspides en esta zona anatómica.  

La caries oclusal moderada es la primera en producir cambios radiológicos específicos, permiten confirmar su presencia. Radiológicamente se observa como una zona radiolúcida delgada, irregular de base ancha en la dentina con poco o ningún cambio en el esmalte.  

La caries oclusal moderada se extiende a lo largo de límite amelodentinario (límite entre el esmalte y la dentina) y se observa como una línea radiolúcida. Aunque la radiografía puede proporcionar la primera indicación de caries oclusal, la exploración clínica revela mayor extensión de la misma.  

Al irse extendiendo el proceso carioso, la zona radiolúcida se extiende debajo del esmalte y en dirección a la pulpa siguiendo un patrón esférico. Las lesiones oclusales graves se observan fácilmente en las exploraciones radiográficas. 

Aunque radiológicamente no se observen cambios en los tejidos dentarios, la exploración clínica meticulosa, mediante la sonda o otras técnicas diagnósticas, puede revelar la presencia de caries dental. Por este motivo realizar una exploración clínica intraoral es de gran importancia. 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies