Dientes cortos, causas y soluciones en estética dental

En la cavidad bucodental la anatomía dental es única de cada diente y hace que se pueda distinguir un diente de otro. En ocasiones esta anatomía puede variar por varios factores en cada persona. Los dientes pueden acortarte y hacerse cortos por varios motivos.

Las causas de los dientes cortos

Los dientes cortos pueden estar producidos por varias causas, pero las principales son por tener una anomalía de tamaño, llamada microdoncia, o por un hábito parafuncional de manera repetida, como el bruxismo.

Las anomalía en los dientes comprenden diferentes entidades patológicas que derivan de trastornos del desarrollo. Afecta a todos los tejidos dentales, no tiene porque ser problemática pero se tiene que comparar con el diente contralateral. Suelen ser anomalías del desarrollo en la que pueden influir ciertos factores, como los genéticos y los ambientales.

Las anomalías de tamaño o volumen por defecto son las microdoncia, en las que hay una reducción del tamaño de los dientes. Este tipo de anomalía de los dientes puede ser de dos tipos: localizada o generalizada.

La microdoncia localizada, o también llamada parcial, afecta a un diente aislado o a un grupo de dientes (más frecuentemente en incisivos laterales superiores, a los terceros molares y a los primeros molare). Este tipo se suele asociar a la displasia ectodérmica, al síndrome de Down y a la microsomía hemifacial.

La microdoncia generalizada afecta a todos los dientes. Este tipo puede ser absoluta o relativa. La microdoncia relativa es en la que existe una desproporción de los dientes, afectando más frecuentemente al maxilar superior y los dientes pueden ser normales o con alteraciones de forma (como por ejemplo conoide).

Otra de las causas principales de los dientes cortos es el bruxismo. El avance de edad, igual que sucede con otras partes del cuerpo humano, los dientes van sufriendo un desgaste progresivo, pierden su tamaño original y esto le resta naturalidad y juventud a la sonrisa, y al conjunto del rostro.

La atricción es definida como un desgaste lento, gradual y fisiológico del diente., donde el esmalte y en ocasiones la dentina se ven involucrados. Esta pérdida de sustancia dental es debida al contacto de las superficies dentales durante la actividad masticatoria y puede afectar tanto a las superficies oclusales e incisales como a las interdentales.

El desgaste de los dientes está acentuado si existen unos músculos de la masticación potentes, si hay zonas del esmalte las cuales están calcificadas, la existencia de hábitos masticatorios los cuales hacen que se aumente la atricción, como morder objetos duros, unos contactos oclusales fuertes, tener en la cavidad oral menos dientes ya que ocasionan más desgaste. La atricción también se ve acentuada con algunos tipo de alimentos, como el tabaco o la nuez de betel, por su capacidad de abrasión. La atricción también aumenta con la edad y se ve acentuada en el sexo masculino.

Clínicamente al tener los dientes cortos hay una disminución de la dimensión vertical. También pueden haber problemas en la articulación temporomandibular (ATM), como por ejemplo dolor, disfunción e incluso ruido. Una atricción continua hace que haya una disminución de la cámara pulpar por formación de dentina terciaria, debido a la pérdida de esmalte y dentina. 


Este desgaste se acentúa en las persones que sufren de bruxismo. El bruxismo es un hábito involuntario de apretar y rechinar los dientes de forma nocturna, por la noche, o diurna, durante el día, que afecta a muchas personas y sin propósitos funcionales. Según la manera de rechinar los dientes, el bruxismo puede ser de dos tipos: bruxismo céntrico y bruxismo excéntrico.

El bruxismo céntrico daña el cuello de los dientes provocando generalmente abfracciones cervicales, siendo los premolares los dientes que más frecuentemente están dañados debido a su posición en la mandíbula. Este tipo de bruxismo puede ir acompañado de cefaleas, dolor de cabeza, de tipo tensional.

El otro tipo de bruxismo, el bruxismo excéntrico, daña el borde incisal y la zona oclusal de los dientes generando atriciones en distintos grados. Los movimientos excesivos de la mandíbula siguen un patrón definido que se relaciona con el desgaste en las piezas.

Las soluciones en estética dental de los dientes cortos

Para poder solucionar estéticamente la presencia de los dientes cortos, es de gran importancia aplicar primero todo tipo de medidas preventivas para poder prevenir en un futuro el desgaste dental y los dientes cortos.

Como medidas preventivas se debe seguir un dieta adecuada, eliminando todo tipo de alimento que tenga alta capacidad abrasiva. Además, es importante que en los bruxómanos, los pacientes que sufren de la parafunción del bruxismo, se trate esta parafunción con la colocación de una férula de descarga. Como la pérdida dental afecta a la actividad masticatoria, se recomienda reponer los dientes perdidos para aumentar la capacidad masticatoria de forma igual y equilibrada, repartiendo las fuerzas excesivas y los contactos en toda la zona masticatoria.

El tratamiento estético se basa en tratar y corregir los desgastes y la presencia de los dientes cortos para que se pueda mejorar la estética. Para poder conseguirlo existen varias posibilidades terapéuticas, como las carillas dentales, las coronas o restauraciones con resinas compuestas.

REFERENCIAS

  • Okeson, JP. Management of Temporomandibular Disorders and Occlusion. Misouri: Elsiever. 2013.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Dentista con medidas contra el coronavirus COVID19PROTOCOLO ANTI COVID-19. ENTRA Y DESCUBRE POR QUÉ SOMOS UNA CLÍNICA COVID-FREEPROTOCOLO ANTI COVID-19.
ACCEDER

X