Endodoncia uniradicular: qué es y cuándo se necesita

La endodoncia es una especialidad de la odontología que se basa en el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la pulpa dental, conocida erróneamente como “nervio”, y de los tejidos perirradiculares. 

La pulpa dental es el tejido conectivo laxo que se localiza en el interior del órgano dental. Este tejido es rico en vasos sanguíneos y nervios, por lo que da vitalidad al diente. Se extiende desde la corona hasta la raíz, comunicando el diente con el hueso. 

Según la anatomía dental, los dientes se clasifican en: 

  • Dientes uniradiculares: los dientes presentan una única raíz. 
  • Dientes multiradiculares: los dientes tienen 2 o más raíces. 

El tratamiento de conductos, el tratamiento endodóntico o la biopulpectomía total, etiológicamente corresponde a bio (vitalidad), pulp (pulpa) y ectomía (cortar), por lo que se puede definirse como la extirpación total de la pulpa cameral y radicular del diente afecto. 

Por lo que la endodoncia uniradicular refiere, consiste en el tratamiento endodóntico de aquellos dientes que presentan una única raíz, como es el caso de los incisivos centrales, laterales y caninos tanto superiores como inferiores y  de los premolares inferiores.  

¿Cuándo es necesaria la endodoncia uniradicular?

El tejido pulpar reacciona ante diversos irritantes externos, principalmente bacterianos, desencadenando un proceso inflamatorio, la pulpitis. Esta puede ser: 

  • Pulpitis reversible: la pulpa presenta un proceso inflamatorio pero con reversibilidad, es decir que se puede recuperar. 
  • Pulpitis irreversible: es una inflamación de la pulpa sin capacidad de recuperación. Cuando la inflamación es irreversible, es necesario hacer una biopulpectomía total. 

La pulpa afectada de forma irreversible puede estarlo por múltiples factores que impliquen la pérdida de tejido dental. Entre ellos los más frecuentes son por una caries profunda, un traumatismo dental o por lesiones endoperiodontales.  

Aparte de estas indicaciones, para realizar la endodoncia uniradicular, a veces también suele ser necesaria en caso de hacer un tallado dental para la colocación posterior de una corona o puente. El tallado disminuye el grosor dental y la pulpa puede verse afectada a largo plazo. 

El diente afectado puede presentar sensibilidad al frío, a la masticación e incluso al calor. También puede que si la infección persiste durante largo tiempo, aparezca un flemón o una fístula. Puede que el diente se necrose y haya un cambio de coloración de él. 

Toda pulpa afectada cursa normalmente de dolor. Este puede ser intermitente o constante.  

¿Cuáles son los pasos de una endodoncia uniradicular?

Antes de empezar se realizar una radiografía periapical del diente, llamada radiografía inicial o de diagnóstico, para hacer una exploración exhaustiva y diagnosticar adecuadamente la patología. Después, cuando se precise, se procede a la colocación de anestesia. Un vez anestesiado el diente, se hace una preparación el diente y se sla el campo operatorio. Se realiza la apertura cameral por la parte palatina del diente y la localización del conducto radicular. A continuación, se procede a la instrumentación e irrigación del conducto, realizando la pulpectomía. Finalmente, se procede a la obturación del conducto con un material biocompatible, llamado gutapercha y se obtura la cámara pulpar con un material temporal. Para acabar, se retira el aislamiento, se hace la radiografía de la obturación definitiva y se dan las recomendaciones pertinentes al paciente. 

La finalidad del tratamiento endodóntico es remover la pulpa infectada para restaurarla y poder conservar el diente.  

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies