¿Por qué existe la fobia al dentista?

La fobia al dentista genera consecuencias en la vida de una persona. En odontología se habla de fobia dental u odontofobia al medio irracional y desproporcionado a acudir al dentista o la realización de cualquier tratamiento dental. Existen distintos grados de fobia dental, desde nerviosismo hasta el no poder llamar al dentista cuando se presenta dolor. 

 

Causas y consecuencias del miedo al dentista

La fobia al dentista puede proceder de varias situaciones o pensamientos. Las principales causas del miedo al dentista son las siguientes. 

  • Mala experiencia. Una experiencia pasada negativa o de la infancia puede causar una mal recuerdo. 
  • Insatisfacción. La odontofobia puede ocurrir frente un tratamiento sin satisfacción. 
  • Inseguridad en uno mismo. 
  • Desconocimiento. Lo desconocido hace que uno tenga tendencia al miedo a ello. 
  • Miedo al dolor. El temor al dolor sin causa justificada. 
  • Coste. El precio del tratamiento es una de las principales causas de la odontofobia. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la fobia al densita afecta a un 15% de la población. Este miedo genera consecuencias en el propio paciente ya que afecta a la calidad de vida de la persona, inseguridad personal e inestabilidad emocional. 

Además, provoca cambios indicativos de una persona con nerviosismo y ansiedad moderada: rigidez muscular, palpitaciones, respiración acelerada, sequedad bucal, mareos e incluso la disminución de lumbral del dolor (el paciente es mas sensible al dolor). 

 

¿Cómo superar la fobia al dentista? 

El miedo al dentista puede superarse teniendo en cuenta varios factores. A continuación mostramos unos consejos para superar la fobia al dentista. 

  • Comunícese con el odontólogo. Pregunta todas las dudas que tengas. 
  • Infórmese Antes de cualquier tratamiento infórmese del tratamiento exacto a realizar y en que consiste este. 
  • Confianza. Visita la clínica antes de consulta para conocer al equipo, poder hablar y confiar en ellos. 
  • Compara. Si es necesario, compara tratamientos con diferentes doctores. 
  • Toma de contacto. Es importante que en la primera visita no se hagan tratamientos, solo se realicen revisiones para tener una primera toma de contacto. 
  • Cita a primera hora de mañana. 
  • No llegar antes. Es mejor llegar puntual y no llegar con mucha antelación para no pensar demasiado en ello. 
  • Explícalo todo. Comente todos los miedos que tenga, explícalo. 
  • Descansa. Si tiene tendencia al miedo, descansa antes de la vista. 
  • Música. Incluso puede llevar su propia música para relajarse. 
  • No espere. Acude a las visitas de revisión y no espere a que tenga dolor para ir al dentista. Es mejor prevenir que curar. 
  • Sedación. En casos concretos se requieren sedación. En Estudi Dental Barcelona disponemos de técnicas de sedación consciente. Se realiza junto con la colaboración de anestesiólogos la sedación con óxido nitroso. Este gas es una mezcla de óxido nitroso y oxigeno que deja al paciente relajado pero a la vez cooperador, por lo que permite trabajar de forma totalmente adecuada.  

En resumen, el miedo al dentista es un concepto antiguo que hoy en día tiene que desaparecer. Lo procedimientos que se realizan en la actualidad no tienen nada que ver con los de hace años. La odontología evoluciona de forma que los tratamientos son cada vez más conservadores e indoloros

Aún no hay comentarios

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies